Lorenzo Cordova Vianello, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE) | Foto: Cuartoscuro
Advirte consejero que en el ambiente del país se vive una polarización que resulta normal

CIUDAD DE MÉXICO.- La neutralidad y discreción del árbitro electoral depende de los jugadores, consideró el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello.  

El árbitro, añadió, es un garante de las condiciones de equidad y juego limpio: "Cuando los jugadores juegan al INE que transgrede los límites legales, el árbitro inevitablemente tiene que actuar para acotar el juego, reconducirlo dentro de cauces legales", dijo.

Al participar en el foro Los desafíos de las autoridades electorales, del ciclo de seminarios Elecciones 2021: ¿Refrendo o Cambio de Rumbo?, organizado por el Colegio de México, Córdova Vianello se refirió a que se ha hablado de la necesidad de neutralidad y discreción del INE, como  lo expuso la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

"Árbitro discreto y neutral, sí, pero también estricto y puntual en la aplicación de la ley", subrayó. 

El consejero advirtió que en el ambiente del país se vive una polarización que resulta normal, el problema, indicó, es que ello se mezcla con la  intolerancia.

Los últimos dos años, expresó, han sido complicados, sobre todo por el sistema legal electoral. Se han presentado una serie de reformas que venturosamente no se han concretado, porque se trata de cambios con un alto sesgo regresivo, agregó.

"Iniciativas que pretenden reducir el periodo de los funcionarios que hemos sido designados, yendo contra el principio de inamovilidad; reformas que plantean, por ejemplo, la estructura desconcentrada del INE. Hoy estamos en un periodo de pausa de la reforma electoral, probablemente sea pertinente una discusión amplia, incluyente, serena", señaló.

Defendió la autonomía del INE. Si se observan las decisiones de los últimos días, incluso aquellas que han sido polémicas, han sido determinadas por amplio consenso, dijo.

Tenemos que hacer pedagogía electoral, tenemos 58 días para las elecciones y se teme que hay quien quiere construir, como en Estados Unidos, una narrativa del fraude, advirtió.

"Es importante insistir, sin entrar en confrontaciones, sin abocar la pretensión de colocar al INE como una contraparte de alguna fuerza o gobierno, porque  es el árbitro en la contienda y, por lo tanto, tiene que estar por encima y si no se anula como garante de las condiciones. Se tiene que hacer pedagogía para desmontar cualquier narrativa [del fraude]", manifestó Córdova Vianello.