Foto: Omar Saucedo
El contrato colectivo del trabajador sindicalizado que impide el análisis de salarios de altos funcionarios, también ha permitido que exista impunidad sobre los casos de violencia sexual dijeron los jóvenes

Dentro de las peticiones que expuso el Movimiento Estudiantil de Coahuila durante la marcha contra el incremento de las cuotas, las estudiantes de la máxima casa de Estudios del Estado exigieron a las autoridades universitarias no más impunidad para agresores de mujeres y no más defensa a sindicalizados que estén involucrados en esos actos.

Durante la lectura del pliego petitorio al concluir la manifestación de este lunes, una de las voces del MOESCO manifestó que el contrato colectivo del trabajador sindicalizado que impide el análisis de salarios de altos funcionarios, también ha permitido que exista impunidad sobre los casos de violencia sexual y acoso que han padecido las alumnas, y que han sido denunciados frente autoridades judiciales y universitarias.

“Por experiencia propia y de muchas universitarias que activaron el protocolo de violencia de género, digo que ese contrato colectivo de trabajo encubre a todos los agresores que todavía siguen aquí adentro de la Universidad y los tienen trabajando”, expresó.

Frente al contingente, cuestionó al Rector de la Universidad Autónoma de Coahuila, Salvador Hernández Vélez, el por qué dicho Protocolo, tiene que contemplar a los agremiados sindicales, cuando se debe juzgar e imponer sanciones a todos los trabajadores por igual que hayan cometido cualquier tipo de violencia de género.

“Aquí tienen al que me violó, al que me agredió trabajando en Rectoría. Hace un año yo activé el Protocolo ¿Y qué hicieron? Nada”, dijo.

En ese sentido, reveló que entre esos nombres, se encuentran Giovanni y Juan Manuel, dos exestudiantes de derecho de la Universidad.

En entrevista con VANGUARDIA, la estudiante dio a conocer que cuando inició el movimiento #MeToo el año pasado en la Universidad, se hizo también un pliego petitorio que ha sido olvidado por las autoridades de la Universidad, quienes aunque lo aceptaron, no han dado rendición de cuentas sobre el mismo.

“También hay que decir que muchas de las denuncias no han tenido éxito, ya que cuando hay denuncias contra personas sindicalizados como maestros o autoridades, la excusa que da el Rector, autoridades y directores de Facultades, es que como son personas sindicalizadas, ese proceso lo tiene que llevar a cabo el mismo director de la facultad que no tiene ninguna preparación en temas de género ni calidad empática. Se revictimiza en cada Proceso”, expresó.

A detalle, la estudiante dijo que en el pliego se incluye el cambio a una fracción del Protocolo, para que no se permita que los agresores tengan la protección del sindicato, como ha visto en su caso, donde ha hecho cinco denuncias incluso ante autoridades judiciales de las que tampoco ha obtenido respuesta.

“La vez que fui a entregar el Pliego Petitorio sobre el movimiento #MeToo, cuando ya había puesto una denuncia contra mis agresores, uno de ellos estaba a una puerta al lado mío. Es una burla que sepan que una persona en esa situación siga ejerciendo un cargo dentro de la Universidad”, expresó.

Por su parte, el Rector de la Universidad Autónoma de Coahuila, aseguró que se dará seguimiento a estas situaciones; sin embargo, las jóvenes manifestaron que aun cuando se ha hecho exigencia, las denuncias permanecen impunes.

Armando Ríos

Estudió Periodismo en la Ciudad de México.
Ha publicado en revistas locales, blog's nacionales y medios radiofónicos locales y en la Ciudad de México desde 2012, y cuenta con el Premio Estatal de Periodismo 2017. Cubre principalmente temas relacionados con los derechos humanos en el panorama de la migración, familiares de personas desaparecidas, así como a las Organizaciones No Gubernamentales encargadas de la promoción de los Derechos Humanos y a las propias Comisiones. También cubre fuentes referentes a temas de seguridad y justicia, transparencia y elecciones. Fue seleccionado en 2018 por la OMCT para la preparación de cobertura de la última sesión de México ante el Comité Contra la Tortura que se realiza en la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza