Académicos, estudiantes y ciudadanos se unieron a la convocatoria para protestar, y muchos llevaron consigo la foto de alguna persona desparecida en el estado, que según los datos oficiales rebasan las 12 mil

GUADALAJARA.- Los familiares de los hermanos Ana Karen, Luis Ángel y José Alberto González Moreno –privados de la libertad por un comando la noche del viernes en su casa del barrio de San Andrés, en Guadalajara y localizados muertos la mañana del domingo en la carretera a Colotlán– no acudieron a la marcha convocada este martes por la Universidad de Guadalajara para exigir justicia: la madre aún debía concluir los trámites para reclamar sus cuerpos y preparar el funeral.

Mientras la familia llevaba su luto, unas 10 mil personas caminaron los casi dos kilómetros que hay entre el edificio de Rectoría de la UdeG hasta la Glorieta de las y los Desaparecidos para reclamar a las autoridades por la inseguridad que atraviesa la entidad.

El lunes por la mañana, tras esparcirse la noticia de lo ocurrido con los tres jóvenes, quienes según la Fiscalía del estado pudieron ser confundidos por el grupo criminal que se los llevó para asesinarlos, estudiantes de la UdeG convocaron a manifestarse la mañana siguiente, pero al saber que la familia no podría estar presente decidieron cancelar.

Sin embargo, la cúpula universitaria no quiso dejar pasar la oportunidad y echó a andar la maquinaria de organización para convocar por sus canales institucionales a la manifestación.

El martes al medio día, candidatos y candidatas de todos los partidos se habían pronunciado ya por lo ocurrido con los hermanos González Moreno y fue imposible que el tema no se politizara: antes de la protesta alguien colocó una manta en la Glorieta de las y los Desaparecidos: "No Hagamos campaña con la tragedia" señalaba la acusación que también circuló por redes sociales para señalar al partido político Hagamos, vinculado a la UdeG.

También fue inevitable que analistas y usuarios de las mismas redes compararan este caso con el de Javier Salomón Aceves Gastelum, Marco Francisco García Ávalos y Jesús Daniel Díaz García, los tres estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV) desaparecidos en marzo de 2018 por un comando que supuestamente los confundió con un grupo rival.

En ese contexto, revivió un "tuit" del actual gobernador Enrique Alfaro, quien entonces preparaba la campaña para la elección de ese año: "Señor gobernador, los jaliscienses le exigimos seriedad y resultados. Jalisco no puede seguir por este camino, en materia de seguridad y procuración de justicia, su gobierno ha sido un rotundo fracaso. Si no puede, deje su cargo".

A las 18:00 horas en punto, el rector de la UdeG, Ricardo Villanueva Lomelí, comenzó a caminar en la primera línea del contingente acompañado por directivos de la universidad, el presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios, Javier Armenta, y representantes de colectivos de familias que buscan a sus desaparecidos, como Fundej.

Académicos, estudiantes y ciudadanos se unieron a la convocatoria para protestar, y muchos llevaron consigo la foto de alguna persona desparecida en el estado, que según los datos oficiales rebasan las 12 mil.

En la glorieta ante las decenas de losetas colocadas por los colectivos de búsqueda con las fichas de los desaparecidos en el estado, el rector Villanueva llamó a no normalizar la violencia que se vive en la entidad y exigió que el Estado realice las labores de seguridad a las que está obligado; después, en entrevista, matizó el tono precisó que no se está pidiendo la renuncia de ningún funcionario, sino resultados.

Para este miércoles, los músicos de la Orquesta Filarmónica de la Universidad Autónoma de Guadalajara, a la que también perteneció José Alberto González Moreno, preparan otra manifestación, quizá más modesta, pero igual de relevante en la exigencia de justicia.