Foto: Especial
El miércoles, Lourdes Dávalos Ábrego acusó que el cuerpo de su hija fue cremado sin autorización

Lourdes Dávalos Abrego, mamá de la pasante de medicina Mariana Sánchez, afirmó este jueves que su hija presentó al menos tres quejas de acoso sexual por parte de un compañero ante la Secretaría de Salud de Chiapas, antes de que su cuerpo fuera hallado en un inmueble del municipio de Ocosingo.

“Sí me dijo que había denunciado y que se había quejado mucho con la clínica. (…) Pero más que nada se va a quejar, unas tres ocasiones, ante la Secretaría de Salud (de Chiapas), cuando fue a solicitar su cambio”, dijo Dávalos.

Dávalos Abrego comentó, en entrevista con Azucena Uresti en Radio Fórmula, que su hija le hizo saber mediante llamadas, y con cierto temor, que uno de sus compañeros de la clínica donde realizaba su servicio médico la estaba acosando. Añadió que en al menos dos ocasiones, el hombre había forzado la puerta de la habitación de la doctora mientras ella dormía.

“Ella manejaba la palabra acosando y cada vez que me platicaba fue más intenso”, señaló la madre de Mariana.

El cuerpo de la doctora fue hallado el pasado 28 de enero, en un inmueble el municipio de Ocosingo, por policías del Ministerio Público local. Las investigaciones señalan que el deceso de la doctora fue un suicidio. Sin embargo, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero reconoció este miércoles que la investigación del caso presenta irregularidades. Por ello, el gobierno federal acordó reunir un equipo de trabajo que ayude a la Fiscalía de Chiapas en las indagatorias.

El caso también desató una serie de protestas en Chiapas, en las que familiares, estudiantes y colectivos feministas marcharon para exigir el esclarecimiento de la muerte de la pasante de medicina de la Universidad Autónoma del Estado. La fiscalía estatal investiga el caso con el protocolo de feminicidio.

El miércoles, Lourdes Dávalos Ábrego acusó que el cuerpo de su hija fue cremado sin autorización. “A mí nadie me preguntó si la iban a cremar. Yo no firmé nada ni ordené nada para que la cremaran, había mucha prisa en sacar el ataúd y llevarse la carroza, la metieron directamente al crematorio”, denunció.