Foto: Omar Saucedo
Todo inició en la explanada de la Parroquia de Santiago Apóstol, dónde la imagen de Nuestra Señora de la Soledad inicia su peregrinar.

Viesca.- La Procesión del Silencio de este Pueblo Mágico se consolida como una de las más importantes tradiciones de Coahuila, al sumar más de 12 mil asistentes, además de ser un atractivo religioso, cultural y turístico.

Para todos los turistas culturales y religiosos, la Procesión del Silencio es una de las ceremonias más impactantes de la Semana Santa, realizada en el semidesierto enigmático de Viesca, donde año con año se guarda luto por la muerte de Jesús.

Como cada año, el Viernes Santo, a partir de las 17:30 horas, las calles del Pueblo adquieren un matiz místico, ya que al caer la noche empieza una marcha que convierte a la localidad en escenario de Procesión del Silencio.

Foto: Omar Saucedo

Todo inició en la explanada de la Parroquia de Santiago Apóstol, dónde la imagen de Nuestra Señora de la Soledad inicia su peregrinar; la multitud se congrega atrás de ella y se instaura en los alrededores un clima de completa expectación.

Entonces la Virgen y sus dolientes se abren paso por el atrio de la Parroquia, y comienzan a despuntar sobre la plaza, las primeras cruces y sirios que va llevando en alto la comitiva.

Al poco tiempo las calles circundantes se llenan de faroles y capuchas cónicas, que avanzan con un dejo de tristeza y gran solemnidad en gesto de duelo. Todos los cofrades portan emblemas e imágenes religiosas y se visten de acuerdo con los colores que corresponden a su compañía.

Foto: Omar Saucedo

Todo inició en la explanada de la Parroquia de Santiago Apóstol, dónde la imagen de Nuestra Señora de la Soledad inicia su peregrinar; la multitud se congrega atrás de ella y se instaura en los alrededores un clima de completa expectación.

Entonces la Virgen y sus dolientes se abren paso por el atrio de la Parroquia, y comienzan a despuntar sobre la plaza, las primeras cruces y sirios que va llevando en alto la comitiva.

Al poco tiempo las calles circundantes se llenan de faroles y capuchas cónicas, que avanzan con un dejo de tristeza y gran solemnidad en gesto de duelo. Todos los cofrades portan emblemas e imágenes religiosas y se visten de acuerdo con los colores que corresponden a su compañía.

Foto: Omar Saucedo

A lo largo del trayecto se detiene la Procesión en puntos estratégicos donde las melancólicas voces de los cardencheros de La Laguna, con el cántico “Alabados”, acompañan a la Virgen en su duelo, y la Banda de Guerra, toca el doloroso respectivo a cada una de ellas.

Luego de atravesar la Calles del Pueblo Mágico de Viesca, el recorrido concluye justo donde comenzó, en la Parroquia de Santiago Apóstol; durante la Procesión, se escuchan los sonidos de tambores y cornetas, pero ningún participante o espectador habla, de ahí su nombre.

En la Procesión del Silencio del Pueblo Mágico de Viesca participaron más de 20 cofradías de la Región Laguna, la Banda de Guerra de la Legión Madero, los Cardencheros de Sapioriz, y el gran cierre lo efectuó la Camerata de Coahuila.

Foto: Omar Saucedo

Cabe mencionar que algunas ciudades españolas conservan aún esa antigua tradición, como Sevilla y Valladolid, por mencionar las más representativas, y la cual, también, se celebra en México en ciudades como Morelia y San Luis Potosí.

El Pueblo Mágico de Viesca posee otros atractivos turísticos abiertos y gratuitos del pueblo, entre los que destacan las Dunas de Bilbao, el balneario, la Presidencia Municipal, el árbol donde fue amarrado don Miguel Hidalgo y Costilla y el Parque Juan Guerra, entre otros, así como las artesanías y productos en venta de los pobladores.

Foto: Omar Saucedo