Foto: Especial
La Alianza Mexicana contra el Fracking llamó a diputados y senadores a discutir las seis iniciativas presentadas para prohibir esta técnica de extracción en este periodo de sesiones

Por Gonzalo Ortuño/@periodistagonzo para Animal Político 
 
 
En lo que va del año, ha aumentado el número pozos petroleros que utilizan el método de fracturación hidráulica, también conocido como fracking, para la extracción de hidrocarburos en México, pasando de 7 mil 879, a 8 mil 457. 

Así lo dio a conocer la Alianza Mexicana contra el Fracking, al cuestionar que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no ha implementado acciones contra esta técnica extractiva, pese a ser uno de los compromisos del presidente.

El colectivo dio a conocer las respuestas a solicitudes de información dirigidas a dependencias involucradas, con el objetivo de saber las medidas implementadas contra esta práctica, pero no hay ninguna. 

La organizaciones exhibieron que no hay medidas contra el fracking implementadas por la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), Petróleos Mexicanos (Pemex), la Secretaría de Energía (Sener) ni por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). 

“Este escenario nos confirma una continuidad absoluta en el marco regulatorio que permite la fractura hidráulica en el país, sin ninguna acción implementada desde el poder Ejecutivo que vaya en el sentido de las palabras del Presidente”, señaló Manuel Llano, de la organización CartoCrítica. 

Los especialistas explicaron que la técnica de fracturación hidráulica se hace en dos tipos de pozos: convencionales y no convencionales. Sin embargo, ambas implican graves consecuencias sociales, ambientales y climáticas.

Llano expuso que un solo pozo puede tener varias fracturaciones en el tiempo, independientemente de la producción que pueda generar, por lo que no se puede asegurar que la industria petrolera dependa del fracking en nuestro país.  

“¿Hasta dónde la producción depende o no del fracking? Básicamente una cuarta parte de los pozos de México han sido fracturados en algún momento de la vida…sería irreal decir que toda la producción futura depende del fracking”, explicó en entrevista.

El integrante de CartoCrítica puso como ejemplo arriesgado la política energética en Estados Unidos, quien elevó la producción de gas y petróleo gracias al fracking, pero a un alto costo ambiental. 

“Estados Unidos logró más o menos equiparar la producción con la de Arabia Saudita, sin embargo, por cada pozo petrolero en Arabia Saudita, hay 80 pozos en Estados Unidos, entonces sí, lo lograste igualar (la producción gracias al fracking), pero el costo de esa producción y los impactos y las consecuencia son descomunales”, detalló. 

Contrario a lo prometido por el presidente, las organizaciones destacaron que en lo que va del gobierno actual se han aprobado proyectos para explotar hidrocarburos no convencionales mediante fractura hidráulica, así como la asignación de recursos a Pemex para este tipo de extracciones y la vigencia de asignaciones y contratos con empresas que utilizan este método. 

La alianza contra el fracking señaló en estos meses tampoco se han revocado las adjudicaciones a 26 bloques para este tipo de método, los cuales involucran una superficie de más de 9 mil kilómetros cuadrados en seis estados del país. 

Se trata de 25 asignaciones a Pemex y un contrato compartido con una empresa.

“Las organizaciones consideran alarmante que no exista una estrategia específica para detener el fracking y que, por el contrario, Pemex y la CNH continúen llevando a cabo esta técnica”, señalaron. 


Hay seis iniciativas, pero todas en pausa... Lee la nota completa en Animal Político