Foto: Tomada de Internet
Kevin no soportó que su abuelo le arrebatara el celular para que conviviera: el niño se suicidó. El menor de ocho años subió a su habitación a las 17:00 horas del pasado martes y su familia pensó que era una rabieta más

Kevin no soportó que su abuelo le arrebatara el celular para que conviviera: el niño se suicidó.

El menor de ocho años subió a su habitación a las 17:00 horas del pasado martes y su familia pensó que era una rabieta más.

Minutos después escucharon gemidos y que “rompían y aventaban cosas”, según con la carpeta de investigación FAZ/AZ-4/UI-1S/D/03778/09-2019-R1, iniciada por el delito de homicidio culposo por otras causas.

A las 20:00 horas la hermana fue a ver si se le había pasado el coraje. Kevin se había asfixiado con la agujeta de uno de sus tenis, la cual pasó por su cuello y amarró a su cama; ejerció tanta presión que en dos minutos acabó con su vida, indica el primer peritaje de la Policía de Investigación.

Te puede interesar

¿Cómo saber si ya eres adicto al celular?

La nomofobia es el miedo irracional a salir de casa sin el teléfono celular.

Algunos signos de esta adicción tecnológica son:

  • Ansiedad por tener siempre cerca el smartphone.
  • Sentir pánico cuando se está terminando la batería del teléfono, o bien, cuando no puede revisarse el dispositivo.
  • Dolor de oído, cabeza, cuello y/o extremidades superiores.
  • Entrar varias veces al día a las redes sociales para revisar si se tienen notificaciones, así como estrés cuando no se postea algo durante varias horas.
  • Alteraciones en los horarios de comida y del sueño.
  • Desesperación cuando no se cuenta con una señal WiFi para acceder a internet.
  • Descuidar las relaciones personales.

Para superar esta adicción, la recomendación de los fisioterapeutas no es dejar de usar el teléfono, sino encontrar un equilibrio entre descansos y el tiempo de uso de estos dispositivos.