En ella destacó que México es el país número uno en producción de tractocamiones del mundo, con un crecimiento de 113%. ESPECIAL
A pesar de que Coahuila es número uno en la producción nacional de autopartes, la entidad no figura dentro de los estados con centros de ingeniería, investigación y desarrollo

El presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Oscar Albin, señaló que México no tiene que preocuparse en cuanto a las reglas de operación de T-MEC, referente a la industria automotriz, ya que el país produce más autopartes que automóviles.

Con el tema “Implicaciones del T-MEC en la industria nacional de autopartes y escenarios para el 2021”, el líder de la INA participó en la reunión mensual de Coparmex Coahuila Sureste que ahora se realiza de manera virtual.

En ella destacó que México es el país número uno en producción de tractocamiones del mundo, con un crecimiento de 113% y el quinto en producción de autoparte, aunque en 2020 la producción de la industria automotriz bajó de 97 834 billones de dólares a 77,500 billones de dólares, es decir -20%.

COAHUILA, EL NÚMERO UNO EN PRODUCCIÓN DE AUTOPARTES

Coahuila es el estado número uno en producción de autopartes, con el 17.7% del total que se produce en la entidad, incluyendo la producción de motores y transmisiones, seguida de Chihuahua con 11.4%, Nuevo León con 10.5% y Guanajuato con 10.2%. La Zona del Bajío representa el 31.2%.

México no tiene que preocuparse en cuanto a las reglas de operación de T-MEC, referente a la industria automotriz, ya que el país produce más autopartes que automóviles. Asimismo los vehículos que no cumplen con las reglas indicadas deben pagar un arancel establecido por la OMC de 2.5% en tractocamiones y vehículos ligeros, y del 25% en pick ups y Rabón; en lo referente a las autopartes el arancel v  del 0% al 6%, es decir un 2.2% ponderado.

A pesar de que Coahuila es número uno en la producción nacional de autopartes, la entidad no figura dentro de los estados con centros de ingeniería, investigación y desarrollo.

Finalmente dentro de las oportunidades de México para la atracción de inversión extranjera directa, se encuentra el incremento de las nuevas “reglas de origen” en la Región de Norteamérica para vehículos y autopartes; la disputa comercial entre EU y países de Asia, así como la búsqueda de reducción de costos de la OEM a T1.