Se dice Kopech no sólo es uno de los prospectos más esperados en Grandes Ligas, también todo un Don Juan, pues se le ha viculado con varias celebridades, la última es la actriz de Riverdale, Vanessa Morgan. / Cortesía
Ayer apenas debutaría en Las Mayores, pero el lanzador de Medias Blancas ya acapara la atención de la prensa

CHICAGO.- El debut del cotizado prospecto del pitcheo, Michael Kopech, con los Medias Blancas ayer contra los Mellizos en el Guaranteed Rate Field sería inmediatamente el mayor evento en la temporada del 2018 de un equipo de Chicago en reconstrucción. El derecho es calificado por MLB Pipeline como el prospecto número 13 en todo el beisbol.

En sus últimas siete aperturas por Triple-A Charlotte, Kopech ha ponchado a 59 bateadores en 44 episodios, pero lo más importante es que ha otorgado apenas cuatro bases por bolas. El serpentinero de 22 años de edad está listo para el reto en las Grandes Ligas, el mismo desafío que Chicago había fijado hace un año.

“Cuando Michael terminó el 2017 en Triple-A, nuestro objetivo era, desde el punto de vista de su desarrollo, tenerlo con el equipo grande para la campaña del 2018”, explicó el gerente general de los Medias Blancas, Rick Hahn, durante una rueda de prensa vía telefónica. “Debido a que tiene solamente 22 años de edad, esa meta no era algo crucial.

“Pero para continuar el progreso de su carrera y tenerlo en la mejor posición para que alcance todo su potencial, pensábamos que el ascenso a Chicago este año tendría el mayor sentido. También le ayudará ver qué resultados tiene su repertorio en la Gran Carpa. Llegará a la temporada muerta sabiendo cómo los bateadores a este nivel reaccionan a su arsenal, para hacer los ajustes de cara a la campaña del 2019 y aumentar su volumen de trabajo”.

Esa carga de labor está en 126 1/3 entradas en estos momentos, ocho por debajo de su marca personal de 134 1/3 en el 2017. El plan es que Kopech lance por los Medias Blancas cada cinco días, según Hanh, pero el equipo también tendrá en cuenta su volumen de trabajo en la recta final.

Como ejemplo, se puede tomar a Lucas Giolito. Cuando subió al equipo grande desde Charlotte el 22 de agosto del 2017, el diestro había lanzado 128 2/3 capítulos, una cantidad que estaba a ocho de su marca personal en una campaña. Giolito realizó otras siete aperturas y registró 45 1/3 innings por los Patipálidos, antes de realizar su última apertura de ese año el 24 de septiembre.

“Seremos flexibles y continuaremos monitoreando su mecánica, porque con él, pronto entraremos en terreno desconocido”, declaró Hahn sobre Kopech. “Y si debemos modificar la rotación durante las últimas semanas, lo haremos otra vez”.

Para el equipo de Chicago, éste será un momento de mucho entusiasmo en medio del segundo año del proceso de desarrollo, que Hahn había indicado sería el más difícil, algo que ha sido evidente.

Es una oportunidad que Kopech se ha ganado, con su recta alcanzando las 100 millas por hora y un repertorio de cuatro lanzamientos más pulido. Además, ha demostrado su fuerza y los ajustes en las últimas siete presentaciones.

“Ha tenido consistencia con su mecánica. Está localizando todos sus pitcheos. Está localizando su recta y la curva que desarrolló este año. Ha demostrado bastante progreso con el slider y el cambio”, indicó el coach de pitcheo de Triple-A Charlotte, Steve McCatty.

“Verán a un pitcher un poco diferente al que participó en los Entrenamientos de Primavera”, señaló Hahn. “Su comando ha mejorado y su rompiente luce mejor, ahora es un lanzamiento para abanicar a los oponentes. Definitivamente, estamos muy entusiasmados de ver a Michael enfrentar un mayor reto aquí durante las próximas semanas”.