Tensión. En el campamento de los migrantes empieza a vivirse una situación crítica ante su intención de llegar a EU. Foto: Cuartoscuro
Apoyos comienzan a escasear, en medio de dudas: ¿quién auspicia la caravana?

Por: MAX AUB

TIJUANA, BC.- “Nadie sabe de dónde sacan [los miembros de la caravana migrante] recursos para la travesía que hicieron y los días que nadie los atendía”, plantea Hugo Castro, quien representa a Ángeles de la Frontera en Tijuana.

“No se alcanza a ver quién es su líder porque un día hablan unos y otro día hablan otros, pero casi todos les hacen caso”, dice. 

Hay algunas voces que han dicho que la caravana tiene detrás intereses políticos de quienes los mueven, o quienes financian todo; aunque no ha quedado claro si se trata de grupos de derecha, que buscan dar más argumentos a Donald Trump en su discurso antiinmigrante, o si todo está auspiciado por la llamada “izquierda sudamericana”, en un intento de crear una “crisis humanitaria” en Estados Unidos y en México.

“Como sea, tienen que ser muy pacientes porque es un proceso largo y son muchas personas que se tienen que inscribir en una lista y esperar. Y les va a tomar, yo creo, arriba de cinco meses a los últimos que se apunten”, dice Castro en relación a la lista que hace el gobierno de EU para dar a los migrantes cita y exponer su historia ante un agente migratorio que decida si su caso es creíble. De ser así, son turnados a un juez de inmigración para iniciar el proceso de asilo, que podría durar años debido a que hay más de 700 mil casos antes que ellos. 

“Ahí tenemos a los haitianos, por ejemplo, que aunque muchos pudieron entrar a Estados Unidos [en 2016] para que escuchen su caso, aún no saben si los van a aceptar o los van a deportar”, explica Castro, mexico-americano, nacido en Salinas, California. 

En tanto, el ambiente está tenso y no parece que vaya a mejorar, particularmente después de los hechos del domingo pasado, cuando unos 500 migrantes intentaron cruzar la frontera y fueron repelidos por las autoridades de EU con gases lacrimógenos. 

De acuerdo con Hugo Castro, “desde un día antes varios de los que manejan a los migrantes les dijeron que tenían que ir a manifestarse a la frontera, pero se ve que no todos estaban de acuerdo porque sólo fueron máximo 500 y querían que por lo menos se juntaran dos mil personas; son ahorita 4 mil, pero no pudieron convencer a más personas. ¿Te imaginas si hubieran sido más?” deja en el aire la pregunta.

La situación es crítica

“Miles de migrantes están quedándose en un centro deportivo, no hay suficiente espacio, esta sobre poblado, está en condiciones de hacinamiento y los baños portátiles, que tienen como ocho o 10, no les dan servicio suficiente”, describe Castro

“Ellos creían que iba a ser mucho más fácil. Quién sabe qué les habrán dicho, porque platicando con ellos, decían que allá en su país les aseguraban que hasta a quienes ya habían sido deportados alguna vez [de EU] les iban a dar asilo. Puras mentiras”, lamenta Castro