Foto: Especial
Durante una ceremonia en la catedral ortodoxa de Podgorica, el féretro del arzobispo, Amfilohije, quedó completamente abierto para que los feligreses pudieran acercarse a él y darle un "ultimo beso" a pesar de que murió por Covid-19, ignorando las altas probabilidades de resultar contagiados

Montenegro.- Increíble, mientras millones de personas siguen a pie de la letra cada una de las medidas sanitarias para evitar ser contagiados, otras simplemente las ignoran. Prueba de ello fue lo que ocurrió el pasado domingo en la catedral ortodoxa de Podgorica, donde miles de personas acudieron al funeral del jerarca del Arzobispado de la Iglesia ortodoxa serbia en Montenegro, Amfilohije, fallecido el pasado viernes por complicaciones relacionadas con el Covid-19.

Fue el patriarca de la Iglesia ortodoxa Serbia, Irinej, quien ofició la liturgia por el difunto para posteriormente ser enterrado en la cripta de la catedral de Podgorica, la capital montenegrina. Sin embargo, la mencionada aglomeración no es lo que preocupa, lo verdaderamente alarmante es que la mayoría de los asistentes se acercaron al féretro para besar al arzobispo directamente en su frente o manos, ignorando por completo las altas probabilidades de contagio

Foto: Especial

En distintas imágenes que circulan en medios nacionales e internacionales se puede ver claramente como los asistentes se acercan al cadáver sin la menor preocupación de resultar contagiados.

Cabe señalar que hubiesen podido seguir el acto en directo en la televisión pública TVCG, no obstante prefirieron acudir al lugar. Por si fuera poco, nadie portaba mascarilla, a pesar de que en la entrada del centro religioso los popes las ofrecían gratuitamente en al entrada.

Foto: Especial

Es importante mencionar que Montenegro, es un pequeño país de aproximadamente 620.000 habitantes, además que es considerado es uno de los más afectados por la pandemia en la región balcánica. Por lo tanto, el comportamiento de la gente en este evento podría empeorar gravemente la situación. 

Amfilohije, era considerado un carismático jerarca, con grandes conocimiento en Teología, además era políglota y conservador. Durante varios meses de esta año encabezó las multitudinarias "procesiones" de protesta contra una polémica ley que declaraba como bienes estatales las propiedades de las comunidades religiosas, situación que había generado altas tensiones en el país.

Estas tensiones influyeron de gran manera en las elecciones parlamentarias del pasado mes de agosto, donde se cree que debido a las protestas y el descontento de esta ley provocaron que cayera el gobierno del DPS, considerado el hombre fuerte de Monrengro,Milo Djukanovic, quien permaneció 30 años en el poder.