Lilian Tintori (2d), esposa del líder opositor en prisión Leopoldo López, participa en una manifestación en Caracas, Venezuela. Foto: EFE
En la manifestación los principales dirigentes opositores Henrique Capriles y el jefe de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, acudieron atravesando una multitud hacia la tarima principal.
Convocamos a una huelga general el próximo viernes, todo el mundo en sus casas"...
Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de coalición opositora la Mesa de Unidad Democrática

Miles de opositores venezolanos exigieron hoy un referéndum contra el presidente Nicolás Maduro, reclamando que se levante la suspensión de la consulta sobre el mandato presidencial y amenazando con aumentar la presión popular.

La masiva concentración se dio en una autopista caraqueña en la llamada "toma de Venezuela", el día en que debía comenzar la recolección de firmas de electores para activar el referéndum.

La autopista Francisco Fajardo, escenario de la concentración, fue colmada en gran parte por opositores vestidos con camisas blancas que ondeaban banderas tricolores y pancartas en favor del suspendido referéndum.

Estimulados por los recientes acuerdos de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, contra el Gobierno, sus partidarios de movilizaron para escuchar los siguientes pasos en la lucha.

La multitudinaria se llevó a efecto en momento en que otros miles de partidarios de Maduro se concentraron en los alrededores de la casa de Gobierno de Miraflores, para expresar su apoyo al presidente.

En la concentración, el secretario ejecutivo de coalición opositora la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, convocó a una huelga de 12 horas para el viernes, en rechazo a la suspensión del referéndum.

"Convocamos a una huelga general el próximo viernes, todo el mundo en sus casas", dijo y agregó que en las próximas horas se darán detalles del llamado.

En la manifestación los principales dirigentes opositores Henrique Capriles y el jefe de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, acudieron atravesando una multitud hacia la tarima principal.

El líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles (c), junto a un grupo de personas en una manifestación denominada "Toma de Venezuela" en Caracas, Venezuela.

Ramos dijo que se está preparando una marcha el 3 de noviembre que irá a la casa de Gobierno de Miraflores de "manera pacífica", para notificarle a Maduro la decisión de la Asamblea de iniciar un juicio político en su contra sobre su responsabilidad en la crisis.

"Ya comenzamos un proceso para declarar la responsabilidad política del vago ese que tenemos en Miralores (casa de Gobierno)", señaló en su discurso.

Dijo que el procedimiento es por las violaciones a la Constitución y al hilo constitucional "así el Gobierno insista en negarlo".

"Ellos nos declararán al margen de la Constitución, con la idea de evitar que el pueblo se exprese. Vamos a declarar la responsabilidad de Maduro en la crisis y el 3 de noviembre le notificaremos el veredicto del pueblo", señaló.

El líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles (c-arriba), junto a un grupo de personas en una manifestación denominada "Toma de Venezuela" en Caracas, Venezuela. Foto: EFE

Desde la casa de Gobierno, Maduro replicó que no permitirá la llegada a Miraflores de la derecha.

"Aquí estaré en este palacio, donde más nunca vendrá ni entrará la oligarquía pitiyanki de Venezuela, así lo digo, así lo decreto y así lo lograremos", señaló ante sus partidarios.

Maduro envió un "saludo" a la manifestación opositora en el otro extremo de la ciudad, pero les advirtió que deben manifestarse de manera pacífica.

Agregó que la oposición propone retirarse de la mesa de diálogo que se instalará el domingo con la facilitación del Vaticano, pues "han recibido de Washington orden de acabar con la revolución bolivariana".

"Es es coletazo de (el presidente Barack) Obama, que se va y quiere destruir a Venezuela antes de irse. ¿Lo vamos a permitir?", dijo.

Vista general de la multitudinaria manifestación denominada "Toma de Venezuela", organizada por la alianza opositora y que reunió a decenas de miles de personas en Caracas, Venezuela. Foto: EFE

Agregó que con la amenaza "golpista" de la Asamblea, de iniciar el juicio político en su contra, la oposición quiere "volver a sabotear las navidades de los venezolanos".

"No vamos a permitir eso", señaló e invitó a sus partidarios a permanecer en los alrededores de la casa de Gobierno "todo el tiempo que quieran".

Maduro se reunió antes con representantes de otros poderes, en una sesión del llamado Consejo de Defensa Nacional (Codena), que citó para examinar una respuesta al intento "golpista parlamentario". A la reunión había invitado a Ramos, quen rechazó asistir.

En el otro, lado Capriles dijo que el Gobierno tenía un plazo de ocho días para levantar la suspensión del referéndum o se convocará una marcha nacional hacia Miraflores para el 3 de noviembre.

Vista general de la multitudinaria manifestación denominada "Toma de Venezuela", organizada por la alianza opositora y que reunió a decenas de miles de personas en Caracas, Venezuela. Foto: EFE

"Le exigimos al gobierno que levante la decisión de suspensión del proceso y ponga fecha" para la recolección de firmas para activar el referéndum, señaló.

"El plazo no es indefinido. O ustedes vuelven al orden constitucional o el 3 de noviembre vamos a Miraflores", advirtió.

Torrealba dijo que la presencia masiva en la concentración muestra que más del 80 por ciento de los venezolanos quiere un cambio político.

La paralización del proceso provocó la indignación de la oposición que hoy se reflejó en las calles, pero que desde el domingo arrancó una nueva dinámica de desafío político en la Asamblea Nacional, el poder legislativo que está desde enero bajo control de la oposición.

Los dirigentes recordaron que hoy comenzarían tres días de recolección de firmas para el referéndum, con la meta de reunir el 20 por ciento del padrón electoral o casi cuatro millones de firmas, para activarlo.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) suspendió la recolección, el último paso antes de convocar la consulta, luego que siete tribunales penales admitieron la denuncia del oficialismo sobre supuesto fraude con las firmas recolectadas anteriormente.