Foto: Criterio Hidalgo
El arreglo, sostienen los morenistas, ocurrió el 17 de febrero de 2018 durante una reunión de López Obrador con Sosa Castelán en las instalaciones de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), en donde además estuvo presente Alfonso Romo, quien ya había sido propuesto por el tabasqueño como Jefe de la Oficina de la Presidencia en su eventual Gobierno

De acuerdo a Reforma, militantes de Morena que fueron excluidos del reparto de candidaturas en Hidalgo acusaron al ex priista y ex Rector de la Universidad Autónoma de ese estado, Gerardo Sosa Castelán, de pagar 50 millones de pesos al partido para que sus incondicionales obtuvieran nominaciones a diputados locales y federales.

Añaden que en una queja remitida a la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia del partido, con fecha del 18 de junio pasado, los inconformes acusaron que la presunta compra de las candidaturas se arregló directamente con Andrés Manuel López Obrador, candidato a la Presidencia de la República de la Coalición Juntos Haremos Historia. 

El arreglo, sostienen los morenistas, ocurrió el 17 de febrero de 2018 durante una reunión de López Obrador con Sosa Castelán en las instalaciones de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), en donde además estuvo presente Alfonso Romo, quien ya había sido propuesto por el tabasqueño como Jefe de la Oficina de la Presidencia en su eventual Gobierno. 

"En la reunión referida en el hecho anterior, Gerardo Sosa ofreció el voto corporativo de la UAEH a cambio de 10 candidaturas a diputado federal, las cuales serían otorgadas a incondicionales de Gerardo Sosa y su grupo delictivo a cambio de 50,000,000.00 (Cincuenta millones de pesos 00/100 M.N.), que el propio Gerardo Sosa le entregó a Tatiana Clouthier", asentaron en su acusación. 

Tras ese arreglo, 11 incondicionales de Sosa Castelán obtuvieron las postulaciones para legisladores locales y cuatro más para diputados federales. Los inconformes sostuvieron que con esta práctica Sosa Castelán y sus incondicionales violaron los Estatutos de Morena, que en el artículo 3 dice: 

"b. Que las y los Protagonistas del cambio verdadero no los mueva la ambición al dinero, ni el poder para beneficio propio". 

En otro documento, los morenistas acusan a Sosa Castelán, quien fue diputado local y federal por el PRI, y actualmente preside el Patronato de la UAEH, de ser quien controla el llamado Grupo Universidad, que opera desde la casa de estudios. 
 

El 20 de junio pasado, durante un mitin de López Obrador en la Plaza Juárez de Pachuca, un grupo de militantes de Morena confrontó a simpatizantes de Sosa Castelán y se generó un conato de bronca que obligó al candidato a llamar a serenar los ánimos desde el estrado.

La gestión financiera del Patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo se ha realizado con apego a la legalidad y los recursos han sido debidamente auditados y avalados, aseguró el Rector Adolfo Pontigo. 

Al rendir su Segundo Informe de labores y en alusión al congelamiento de seis cuentas bancarias, sostuvo que los recursos han sido manejados con honestidad. 

Sobre los fondos que gestiona el Patronato a través de un conglomerado de 21 empresas, el Rector dijo que estos se manejan de acuerdo con la ley y ante la necesidad de paliar el déficit con el que opera la institución.

Con información de Reforma