El domingo por la noche, el consejo del Estado, o el gabinete, emitió una declaración prometiendo aumentar el apoyo económico si era necesario
Es tiempo de que la administración de Estados Unidos reconsidere sus movimientos mal pensados contra China”.
Editorial en el China Daily.

BEIJING.- China hizo caso omiso de la última escalada en la guerra arancelaria con el presidente estadounidense Donald Trump, y los medios estatales indicaron que el Gobierno está listo para resistir la turbulencia económica, ya que no se vislumbra ningún progreso para resolver el enfrentamiento.

Las editoriales y comentarios desde que el Gobierno de Trump impuso aranceles sobre aproximadamente 110 mil millones de dólares en importaciones chinas el pasado domingo se han enfocado en el impacto que las últimas alzas en los productos producidos en China tendrán en los consumidores estadounidenses.

El domingo por la noche, el consejo del Estado, o el gabinete, emitió una declaración prometiendo aumentar el apoyo económico si era necesario.

POCA EVIDENCIA DE CAMBIO DE POSTURA

Los funcionarios chinos todavía tienen que dar una señal clara de que tienen la intención de llevar a cabo negociaciones en Washington este mes, una reunión que se planeó antes de la última ronda de medidas de “ojo por ojo”. Pocos centímetros de columnas en los medios fueron dedicados a la guerra comercial ayer, y había poca evidencia de un cambio de postura.

“Es tiempo de que la administración de Estados Unidos reconsidere sus movimientos mal pensados contra China”, argumentó un editorial en el China Daily. “Trabajar para asegurar un acuerdo comercial sería un enfoque más fructífero”.

IMPUESTOS DE EU AFECTAN BIENES DE CONSUMO

El 15% de impuestos estadounidenses afectan los bienes de consumo, desde calzado y ropa, hasta textiles para el hogar y ciertos productos tecnológicos como el Apple Watch.

Un lote separado de aproximadamente 160 mil millones de dólares en productos chinos -incluyendo laptops y teléfonos móviles- se verá afectado con aranceles del 15% el 15 de diciembre. El presidente Donald Trump retrasó parte de los impuestos para mitigar el impacto en las compras navideñas.

Los inversionistas buscaron la seguridad del yen, que subió frente al dólar a medida que los mercados de divisas se abrieron para negociar.

Las acciones asiáticas cayeron con los futuros de renta viable de EU luego de que se aplicaron los aranceles, a pesar de que las medidas habían sido ampliamente anticipadas. Los futuros del S&P 500 abrieron 1% a la baja antes de reducir las pérdidas, y los contratos del Tesoro avanzaron.

Los nuevos aranceles impuestos durante el fin de semana son “un punto de inflexión en la guerra comercial” con EU, escribió el domingo por la noche un editorial del Partido Comunista en el Global Times. El informe indicó que los aranceles sobre los productos diarios afectarán directamente a los consumidores estadounidenses, y también mostró que Washington está casi al final de su ingenio.