Este antiguo mecanismo se encontró dividido en varios pedazos entre los años 1900 y 1901 en el Mar Egeo, muy cerca de Grecia y data del siglo II A.C.
Foto: Tomada de Internet

La Isla de Anticitera se hizo famosa a principios del siglo XX por el hallazgo de un mecanismo que fue bautizado como el primer ordenador analógico conocido en la Historia.

¿Qué es el mecanismo de Anticitera?

En primer lugar, se sabe que no era programable en el sentido moderno en que entendemos cómo configurar un mecanismo para que nos ofrezca datos actuales o futuros. A pesar de ello, se le ha designado como la primera computadora analógica creada conocida por el Hombre, hallado en el Mar Egeo, entre los años 1900 y 1901 de un antiguo naufragio cercano a la isla de Anticitera, Grecia.

Este artefacto aparentemente fue diseñado para predecir posiciones astronómicas y los eclipses de hasta diecinueve años con propósitos astrológicos y calendáricos y predecir también la fecha exacta de seis certámenes griegos antiguos: los Juegos Olímpicos, los Juegos Píticos, los Juegos Ístmicos, los Juegos Nemeos, los Juegos de Dodona y los de la isla de Rodas.

Se debía encontrar alojado en una caja de madera con dimensiones 340 mm x 180 mm x 90 mm; el dispositivo es un complejo mecanismo de relojería compuesto de al menos 30 engranajes de bronce. Los restos fueron encontrados como 82 fragmentos separados de los cuales solo siete contenían inscripciones importantes o engranajes.

Es probable que el mecanismo de Anticitera no fuera el único, como muestran las referencias de Cicerón sobre estos mecanismos. Esto da soporte a la idea de que hubo una tradición en la antigua Grecia de tecnología mecánica compleja. 

Foto: Tomada de Internet

¿A quién se debe la invención?

Ningún arqueólogo o historiador ha sido capaz aún de determinar quién se esconde detrás de la invención, si bien se cree que tuvo que ser obra de alguno de los hombres de Ciencia griegos coetáneos a su creación. Aquí caben diversos nombres, destacando: Arquímedes, Hiparco o Posidonio.

Según publicó The New York Times, un análisis del dial de bronce, que se encuentra en la parte posterior del mecanismo, proporciona otra pista más sobre los usos de este singular mecanismo.

Así, Christián C. Carman, historiador y científico perteneciente a la Universidad Nacional de Quilmes en Argentina, y James Evans, físico de la Universidad de Puget Sound en Washington, sugieren que el calendario del misterioso dispositivo se creó en el año 205 antes de Cristo, apenas siete años después del fallecimiento de Arquímedes.

Foto: Tomada de Internet

¿Por qué no fue Arquímedes el creador del mecanismo de Anticitera?

Aquí nos encontramos con un problema de fechas. Se tiene por cierto que Arquímedes fue asesinado por un soldado romano en el año 212 antes de Cristo, mientras que se cree que el barco que transportaba el mecanismo se hundió en algún momento entre los años 85 y 60 a. C. Por ello, la conexión con Arquímedes ahora parece aún menos probable.

Como ya apuntábamos, existen inscripciones que apuntan a que el mecanismo era utilizado para fechar los Juegos Olímpicos. Así, en una pequeña esfera se refiere una competición deportiva  celebrada en Rodas, según una investigación realizada por Paul Iversen, un erudito griego en la Universidad Case Western Reserve. Por ello, también se apunta que la invención pudo partir de este lugar.

Sea como fuere, y sin saber en pleno siglo XXI a quién atribuir su invención, nos quedamos con la extraordinaria capacidad creadora de los antiguos griegos. Sobre el Mecanismo de Antikythera se han escrito numerosos libros, se ha conseguido realizar una réplica prácticamente exacta, que se puede ver en el Museo Arqueológico de Atenas y sigue maravillando tanto por su complejidad matemática como por su esquivo origen histórico.

Con información de Actually Notes y Wikipedia