Los números del cine en el mundo presentaron altas y bajas. Foto: EFE
Aunque en taquillas los ingresos para películas rompieron récords, las salas de cine en EU se fueron en picada

Los números recaudados alrededor del mundo en las taquillas son contundentes: 39 mil 886 millones. Lo anterior establece una marca histórica, sin embargo, se ve contrastada por los niveles de asistencia del público en Estados Unidos en donde los números igualan los alcanzados en 1993.

La marca mundial lleva una inercia favorable por tercer año consecutivo, según la empresa especializada ComScore. Sin embargo, las cifras esconden los bajos números registrados en la Unión Americana y Canadá, quienes representan el principal mercado cinematográfico del mundo.

Los números en Norteamérica no se limitan sólo a ingresos, en la misma zona la asistencia presenta un traspiés que se traduce en mil 240 millones de entradas vendidas, el número más bajo desde 1993, según estimaciones del sitio Box Office Mojo.

De acuerdo con el diario El País, la diferencia se explica con el aumento del precio medio de la entrada que fue de los 0.3 a los 8.93 dólares (hasta 173 pesos). Por tal motivo, mientras que la recaudación se mantuvo a niveles similares al año anterior, el público se volatilizó.

Los estrenos de 2017 no fueron tan demandados en Estados Unidos y Cánada. Foto: Walt Disney Studios Motion Pictures

La temporada de estrenos veraniegos de 2017 es señalada como la responsable de la caída de espectadores

Así, a pesar de que esta es una de las temporadas tradicionalmente más rentables para las superproducciones, cerró el año pasado con un descenso del 15 por ciento en la recaudación respecto al año anterior (680 millones de dólares de diferencia).

De manera que el rescate financiero vino por parte de la taquilla internacional, destacando casos como el de Francia, el mercado más poderoso de Europa y sexto del mundo, donde los cines galos registraron la tercera mejor recaudación en los últimos 50 años.

Los balances también podrían reflejar cierta actitud del público hacia las producciones dominantes en los últimos años. Así, 2017 se caracterizó por la aparición de secuelas como la de Star Wars, Fast and Furious y La Bella y la Bestia, las cuales podría dejar ver cierto hartazgo por parte del espectador cansado de las mismas fórmulas.