Foto: Especial
Marinos, en colaboración con elementos de la Policía Federal y autoridades locales, implementaron un operativo en la colonia Conchita Zapotitlán, en el que murió Felipe de Jesús Pérez Luna

Ciudad de México.– Felipe de Jesús Pérez Luna, “El Ojos” y otros siete civiles fueron abatidos este jueves por elementos de la Secretaría de Marina y de la Policía Federal en la delegación Tláhuac.

A “El Ojos” se le identifica como el líder del Cártel de Tláhuac, que presuntamente controlaba la venta de droga en el oriente del Valle de México.

La Marina confirmó los decesos.

El operativo en contra de los presuntos delincuentes, señaló la institución, “se llevó a cabo por trabajos de inteligencia de campo y gabinete, por lo que se tuvo conocimiento de la ubicación de integrantes de grupos de narcomenudistas, quienes operaban y presuntamente se dedicaban a la extorsión, secuestros y homicidios, en inmediaciones de la Delegación Tláhuac, Milpa Alta, Xochimilco e Iztapalapa, así como del presunto líder que operaba en esa área de la Ciudad de México”.

El enfrentamiento ocurrió en calles de la colonia Conchita, Zapotitlán.

Los civiles, indicó la Marina, agredieron a sus elementos con armas de “alto poder”.

Tras los hechos violentos, la dependencia informó que en el lugar se encontraron diversas armas largas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

Al menos dos vehículos fueron quemados tras el enfrentamiento. Elementos de la Marina y de la Procuraduría General de la República (PGR) vigilan la zona.

“El Ojos” era el presunto líder del cártel Tláhuac-Chalco. De acuerdo con el diario Reforma, Pérez Luna operaba al menos desde 2012 en la Ciudad de México.

Se le vincula con cerca de 50 ejecuciones desde entonces, entre ellas, la del comandante de la Fiscalía del Estado de México, Felipe Carmona, en febrero de 2016 en Iztapalapa.

Su hijo Miguel Ángel Pérez, “El Mickey”, fue detenido el pasado 22 de mayo por la Procuraduría General de Justicia en Acapulco, Guerrero.

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, ha insistido por años en que en esta capital no hay presencia de cárteles o, como dijo después de la detención del presunto capo sinaloense Dámaso López Núñez, en la colonia Nueva Anzures de esta ciudad, que la capital del país no es “centro de operaciones” del crimen organizado.

Una de las pocas imágenes que se conocen de “El Ojos” / Foto: Especial

Diferentes análisis indican, sin embargo, que delitos como la desaparición y trata de personas, el narcomenudeo, el cobro de piso y otros hechos como el “levantón” de 13 jóvenes del bar Heaven en 2013, el asesinato de cinco personas en la colonia Narvarte en 2015 o el tendido de una víctima de homicidio sobre un puente en Iztapalapa, el mismo año, son “claras” manifestaciones de crimen organizado.

Dámaso López Núñez, alias “El Licenciado”, presunto integrante de la organización criminal conocida como Cártel de Sinaloa y quien estaría disputando parte del liderazgo de la misma a los hijos de Joaquín Guzmán, El Chapo, fue detenido el pasado 2 de mayo por elementos del Ejército Mexicano que lo ubicaron en un edificio de departamentos de la colonia Nueva Anzures, en esta capital.

Antes que él, en esta ciudad habían sido detenidos otros prominentes presuntos integrantes del narcotráfico sinaloense, como Vicente Carrillo Leyva, hijo del fallecido capo Vicente Carrillo Fuentes y detenido en 2009, mientras hacía ejercicio en un parque de la colonia Bosques de las Lomas; o Vicente Zambada Niebla, hijo del también presunto jefe del Cártel de Sinaloa, Ismael “Mayo” Zambada, y detenido también en 2009.

Los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública muestran que, efectivamente, esta capital es una de las entidades con menor registro de violencia en toda la república, con menos de mil asesinatos por año desde hace más de una década y, como indica la estadística de la organización Semáforo Delictivo, la décima tasa más baja del país en este tipo de ilícitos.