Quien no ha coreado "No me platiques", "Tú me acostumbraste", “Sabor a mí” o "Voy a apagar la luz"; hoy dijo adiós el compositor que todos querían cantar y revivió la cerrera de Luis Miguel

Hoy a los 90 años de edad murió el cantante Luis Enrique “Lucho” Gatica, el célebre creador de boleros entrañables como "No me platiques", "Tú me acostumbraste", “Sabor a mí” y "Voy a apagar la luz".

De nacionalidad chilena, pero radicado en México desde 1957, país en donde alcanzó la fama internacional y donde fue elogiado y admirado por personajes de la talla de Elvis Presley y Frank Sinatra.

El artista era padre del actor mexicano Luis Gatica y tío del productor musical chileno Humberto Gatica. El género musical en el que fue reconocido internacionalmente fue el bolero y la balada.

El punto cúlmine de su carrera fue en el año 2008, cuando se le otorgó una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

 

Gatica nació el 11 de agosto de 1928 en Rancagua (Chile). Su hermano, Arturo Gatica, fue quien lo animó a entrar en el mundo de la música. Junto a él formó en 1941 un dúo con el que cantó en la radio. Grabó su primer disco -que tenía tan solo tres canciones- en una emisora local en 1943.

En 1945 se mudó a Santiago donde se matriculó en el Instituto Alonso de Ercilla, pero dejó sus estudios para dedicarse a la música. Al año siguiente cantó Tú, dónde estás en el programa radiofónico ‘La feria de los deseos’ de Raúl Matas. Este fue el encargado de gestionar su primera grabación profesional en 1949, en la que cantó junto a su hermano.

Gatica grabó en 1952 las canciones Sinceridad Contigo en la distanciaacompañado del trío Los Peregrinos, temas con los que consiguió éxito internacional. Durante la década de los 50, Chile sufrió un cambió musical tras optar por el bolero en vez del tango, que hasta ese momento era muy popular. Gatica ganó enorme popularidad desde ese momento y se convirtió en ‘el rey del bolero’ gracias su estilo interpretativo.

En 1956 realizó una gira por varios países de Iberoamérica y un año después se mudó a México, donde participó en varias películas entre 1956 y 1983. La fama de Gatica traspasó las fronteras iberoamericanas. Incluso la productora y distribuidora de cine Metro-Goldwyn-Mayer le invitó a varias fiestas que organizaba y a la que acudían grandes celebridades de la época como Elvis Presley o Nat King Cole.

Gatica ha recibido numerosos homenajes como el que tuvo en Rancagua en el año 2000, el de 2002 durante el XLII Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, en el programa ‘Cantando por un sueño’ en 2007 o el concierto homenaje que realizó Paz Court en 2016.

Además ha sido galardonado con la Orden al Mérito Gabriela Mistral por su aporte a la música chilena y tiene el Grammy Latino a la Excelencia, que se le entregó en 2007. Su nombre quedó inmortalizado en el Paseo de la Fama de Hollywood el 25 de enero de 2008, siendo el segundo chileno en recibir este honor.

En la leyenda del compositor están aquellas que cuentan que Paul McCartney canturreaba Bésame mucho emulando la voz del rancagüino en las tensas sesiones de Let it be en 1969 como un recurso emotivo. Es un comodín en la historia de The Beatles. La tocaban en Hamburgo y la grabaron en la misma sesión histórica de Love me do en 1962, un exitazo con resonancias en ultramar en la voz del chileno en 1953. Por eso aquellas fotos de Lucho Gatica con Elvis Presley frente a frente en 1957 con expresión relajada manos en los bolsillos, los monarcas absolutos de sus respectivos géneros, el rey del bolero y el rey del rock, de igual a igual.

Entre Gatrica y Luis Miguel hubo un vínculo tenso. No exento de críticas que buscaban marcar la distancia que uno sentía en relación a otro. Porque si bien Luis Miguel consolidó su fama interpretando boleros que se habían popularizado décadas antes en la voz de Lucho Gatica, el “rey del bolero” no siempre tuvo los conceptos más elogiosos para el astro mexicano.

“Luis Miguel no es el intérprete que yo quisiera porque el bolero hay que sentirlo para cantarlo”, decía, por ejemplo, en una entrevista que concedió en 2011 al diario El Mercurio. “Tiene mucho talento como cantante, pero creo que si Luis Miguel no hubiera grabado boleros no sería tan famoso. Él fue famoso cuando empezó su carrera y después con los boleros. A mí me tocó incluso ir a una de las primeras grabaciones que hizo de boleros. Pero después dejé de ir porque ahí no cabía una opinión”, agregaba.

Pero ésa estuvo lejos de ser la única crítica, o la más suave. En 2007, Gatica señaló sobre Luis Miguel que “no me llega ni a los talones, y no es por presumir”. En la misma entrevista, planteaba que “él no es conocido en Medio Oriente ni en Asia, como yo”.

Sin embargo, para los fanáticos de ambos, hay un instante que pueden atesorar: una actuación conjunta entre el Sol de México y Lucho Gatica, cuyo registro se encuentra en YouTube.

Ambos interpretaron “No me platiques más” y “La Barca”, dos clásicos del repertorio del “rey del bolero”. En las imágenes, aparecen sonrientes y cómplices, unidos por las canciones con las que supieron encantar a generaciones muy distintas.