Diana Ramírez, de 28 años, la víctima. Foto: Especial
Después de la cesárea, ocurrieron una serie de irregularidades que causaron la muerte de Diana Ramírez por lo que su esposo denunció la negligencia de la que fueron víctimas

Ciudad de México.- El 5 de septiembre era un día sumamente esperado por Diana Ramírez, de 28 años y su esposo Jonathan pues estaba programada la cesárea para que naciera su hija. Sin embargo, la cesárea fue mal practicada por lo que la joven madre murió horas después de dar luz.

La cesárea había sido programada en la Clínica Higinio G. Pérez de la "Escuela Libre de Homeopatía de México" donde fue atendida durante todo su embarazo y llegó en perfectas condiciones.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva en su noticiero de Radio Fórmula, el esposo de la joven fallecida Jonathan Peñaflor Guevara denunció la negligencia que vivió Diana.

La pareja fue citada a las 10 de la mañana, para exámenes previos y la cesárea se realizaría a las 4 de la tarde.

Clínica Higinio G. Pérez de la "Escuela Libre de Homeopatía de México" donde fue atendida durante todo su embarazo y llegó en perfectas condiciones. Foto: Especial

"Una enfermera me dijo que me iba a dar la ropa adecuada para entrar al quirófano y grabar el nacimiento de mi bebé, pero nunca me dieron indicaciones. Una hora después me llevan a mi hija. Me dijeron que todo estaba perfecto y que en unos momentos me llevarían a mi esposa a la habitación", narró Jonathan.

Tres horas y media después, llevaron a Diana a su habitación pero Jonathan contó que la joven se veía mal.

Unos momentos después, Jonathan salió a comer pues le dijeron que Diana estaba bien y cuando regresó vio los pasillos llenos de sangre, quiso entrar a la habitación, no obstante, el acceso le fue negado.

"La llevaron nuevamente al quirófano, me comentaron que tenía una hemorragia pero que ya estaba controlado. Se veía pálida, con mucha sangre".

Horas después, a las 10:30, Jonathan fue enviado por los médicos a conseguir donadores de sangre y por un medicamento que no encontró.

A medianoche, Jonathan fue notificado por el doctor que practicó la cesárea, Samuel Infante, que iban a trasladar a su esposa al Hospital General y "tardaron de 40 a 45 minutos en preparar ambulancias".

Al llegar al Hospital General, el personal discutió y reclamaron que hubieran trasladado a Diana en malas condiciones.

"El doctor negó que él haya realizado la cesárea", cuenta y minutos después le informaron al cuñado de Jonathan que Diana había muerto desde el momento que era trasladada.

Según les informaron, mientras era trasladada en la ambulancia, Diana fue falsamente asistida por una bomba que era manipulada por un enfermero para que subieran los niveles de un aparato que registra respiración.

Actualmente, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX) investiga los hechos.

Foto: Especial