Foto: Especial
Lauren Stuart era miembro activa de los Testigos de Jehová, pero hace cinco años abandonó la secta porque no le habrían permitido matricular a sus hijos a la universidad

Michigan, EU.- Una madre decidió acabar con la vida de su esposo y su dos hijos en Detroit, Michigan, en los Estados Unidos. Tras asesinar a sus seres queridos, mató a su perro y se suicidó.
 
La mujer, identificada como Lauren Stuart, era miembro activa de los Testigos de Jehová, pero hace cinco años abandonó la secta porque no le habrían permitido matricular a sus hijos a la universidad.
 
Lauren se dedicó entonces a ser modelo fotográfico, pero no era bien vista por el citado movimiento religioso, por lo que fue expulsada, según dijo una fuente cercana al diario Daily Mail. 
 
"... ella estaba emocionalmente inestable y sentía que vivía en medio de la soledad", contó Joyce Taylor, una amiga de Lauren.

Foto: Especial

La modelo entonces decidió matar a balazos a su esposo Daniel, y a sus hijos Steve y Bethany, de 27 y 24 años respectivamente. Tras este baño de sangre, finalmente mató al perro de la familia.
 
Joyce Taylor intentó hacer una llamado a la conciencia a los Testigos de Jehová al interrumpir el servicio religioso del domingo pasado.

Foto: Especial

"Disculpen todos, mi nombre es Joyce Taylor ... Hace dos días, cuatro personas murieron como resultado de su proceso de rechazo", indicó, frente a toda la congregación. "Hace cinco años, ustedes obtuvieron su apoyo de esta pequeña familia, el único apoyo que tenían era su gente. Usted los rechazó y los rechazó", agregó.

Foto: Especial

Los miembros de la congregación trataron de callarla, pero Taylor no cedió, y los hizo responsables de este triple asesinato. 

Varios amigos cercanos a la familia creen que Lauren habría decidido matar a su marido porque estaba cansada de lidiar con sus "tendencias depresivas". 

Con información de medios