Foto: Especial
La historia de Amanda Sharp-Jefferson ha conmocionado en EU; luego de ser arrestada por haber asesinado a sus dos hijas, se comportó de una forma bastante inusual frente a las autoridades al decir que no conocía a las niñas y que ella "vivía sola"

Estados Unidos.- Un extraño caso se ha registrado en Las Vegas, Estados Unidos el pasado viernes, se trata de una mujer identificada como Amanda Sharp-Jefferson que asesinó a sus dos hijas de un año y dos meses de edad. A pesar de que la notica es devastadora, lo curioso fue la reacción de la agresora frente a las autoridades, pues aseguró que ella no tenía hijos y vivía sola, no obstante, explicó que "los órganos de los bebés podrían valer mucho dinero porque lo vio en una película".

De acuerdo al medio estadounidense Fox 5 de Las Vegas, fue el padre de las niñas y esposo de Sharp-Jefferson, Jaykwon Singleton, quien encontró los cuerpos sin vida apilados uno encima del otro en una cuna mecedora. Ante esta situación, llamó rápidamente al número de emergencias y explicó que posiblemente su esposa había asesinado a las dos pequeñas. "Ella las ahogó… Siento que su madre las ahogó o algo así", dijo el hombre desesperado.

En cuestión de minutos arribaron las autoridades para confirmar la muerte de ambas niñas, sin embargo hasta el momento se desconoce el motivo exacto de su muerte. Por su parte la acusada presenta dos cargos en contra de asesinato, informó el Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas.

Según la versión de la policía, Sharp-Jefferson dijo que había visto una película en la que la gente ganaba dinero con partes del cuerpo después de que una persona murió. Por si fuera poco, la mujer aseguró que ella encontró los cuerpos de las niñas sin vida en la sala de su casa aproximadamente a las 10 de la mañana, justo después de levantarse de la cama. 

Posteriormente, en lugar que llamar a las autoridades en busca de ayuda, la mujer prefirió darse un baño, afirmando que "le gustan las duchas".

Al convertirse en una historia bastante extraña, su esposo confesó que Sharp-Jefferson había comenzado a actuar de forma inusual alrededor de dos semanas antes del presunto incidente. Aparentemente tenía días hablando sobre un "mundo espiritual" y hasta lo acusó de engañarlo con algún espíritu. 

Foto: Especial

A diferencia de lo que muchos imaginaban, la presunta agresora parece no haber consumido  alcohol o algún tipo de droga, no obstante, las uniformados lograron encontrar mariguana en el departamento. 

Sharp-Jefferson compareció ante el tribunal el pasado martes, donde se programó una audiencia preliminar para el 24 de noviembre. El caso ha generado bastante ruido en redes sociales debido al extraño comportamiento de la mujer, algunos usuarios aseguran que alguna enfermedad mental pudo haberse detonado.