Foto: Especial
El New York Post señaló la existencia de un vínculo entre la polémica secta sexual liderada por Keith Raniere y las víctimas del ataque registrado en los límites de Chihuahua y Sonora

Las víctimas del ataque registrado contra miembros de la familia LeBarón son parte de una comunidad mormona que tiene presuntos vínculos con la secta NXIVM.

De acuerdo con el New York Post, la comunidad que se ubica en la zona limítrofe de Sonora y Chihuahua, es el sitio donde se reclutaron jóvenes para que trabajaran como niñeras en la residencia y base de operaciones del culto que lideraba Keith Raniere, en Nueva York.

Foto: Especial

Estos datos fueron revelados por el cineasta Mark Vicente, quien había sido contratado por el propio Raniere para que que produjera un documental sobre NXIVM.

Dicha grabación fue usada como una herramienta para sumar miembros al supuesto grupo de autoayuda, pero que se transformó en lo que autoridades estadounidenses llamaron un culto que abusó emocionalmente de sus seguidores, principalmente mujeres.

Incluso, en el video aparece un testimonio de Julián LeBarón, primo de una de las mujeres asesinadas tras el ataque; luego de revelarse el presunto vínculo entre la polémica secta y su persona, Julián aseguró nunca haber estado de acuerdo en que el video fuera usado como herramienta de reclutamiento.