ESPECIAL
Afirma especialista que normalizar la violencia es un riesgo para la mayoría de los menores. Llama directora de Psicología a enseñar a los niños a ser responsables de sus actos

A raíz de la tragedia ocurrida el pasado fin de semana en Torreón, donde un menor le quitó la vida a su maestra y posteriormente acabó con la suya en una institución privada, la directora de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Coahuila llamó a desestigmatizar a la salud mental y manifestó que el desenlace fatal se debió a múltiples causas que deberán ser bien analizadas para construir el futuro.

Karla Valdés, titular de la Facultad, manifestó que aunque en la búsqueda inicial de respuestas sobre lo ocurrido se dijo que los videojuegos habrían sido una de las causas principales del suceso, no existen elementos suficientes para definir esa idea, aunque el hecho de normalizar la violencia en nuestro consumo diario es un peligro para muchos menores.

“Sin embargo, sí vivimos en una sociedad que ha normalizado la violencia, y en el caso de los niños, a veces les faltan ciertos recursos cognitivos para entender esos mensajes que comemos en el pan de cada día, como algo de ciencia ficción y que no debemos replicar necesariamente en nuestras realidades”, expresa.

En el caso específico de los videojuegos, Karla Valdés agrega que sí pueden ser una influencia, pero no se puede responsabilizar a un solo factor, pues al realizar una comparación, podemos encontrar que a nivel mundial existen muchos jóvenes que pasan el tiempo en videojuegos violentos, y no necesariamente hay una incidencia igual en desenlaces fatales.

La falta de control de emociones como enojarse y romper los juguetes, puede llegar en algún otro momento a generar un problema más grande”.
Karla Valdés, directora de la Facultad de Psicología.

“Se ha tratado de encontrar una respuesta, y desgraciadamente no vamos a encontrar una sola respuesta, fue un conjunto de momentos, de factores que se fueron combinando y que al final perfilan este tipo de conducta en un niño. Pero no son por sí solos los videojuegos, ni la estructura familiar, no hay una sola cosa que nos apunte a llegar a un solo responsable de esto”, manifestó.

En ese sentido, la especialista detalló que existe una amplia diversidad de señales que se pueden manifestar en un menor para identificar ciertas prácticas, y es por ello que muchas de las veces no se logran interpretar, pues también se debe tomar en cuenta la naturaleza de la edad y otros factores que en ocasiones pueden hacer más complejo el acercamiento.

“Lo que sí podemos recomendar es que se debe enseñar a niños y adolescentes desde la más temprana edad posible a asumir las responsabilidades de sus actos, pues esto los vuelve más conscientes, empáticos y controlados, así como a manejar sus emociones. Precisamente la falta de control de emociones como enojarse y romper los juguetes, puede llegar en algún otro momento a generar un problema más grande”, expresó la directora.

En ese aspecto, la psicóloga llamó a romper con el tabú de la atención psicológica en la población en general, y dijo que este tipo de atención puede ayudar a atender y controlar problemas de la actividad cotidiana que incluso ya se presentan en niños como la depresión y la bipolaridad, y por ende, llamó a quienes no cuenten con los recursos a acercarse a las instituciones gubernamentales para solicitar la atención, e incluso informó que la Escuela de Psicología también cuenta con este tipo de servicios a muy bajo costo.