Foto: Cuartoscuro
Cargan en contra de su líder, Mario Delgado, y aseguran que se han vuelto enemigos del INE

CDMX.- Llevada hasta el límite de fechas para registro, la designación de candidatos a diputados federales y otros cargos de elección popular detonó la previsible inconformidad en Morena: la rebelión –manifiesta en al menos 15 entidades del país– se propone bajar candidatos que inician campañas hoy.

Tal como informó el semanario Proceso, las inconformidades tienen un común denominador: la desconfianza en las encuestas, cuya opacidad ha sido defendida por su presidente nacional, Mario Delgado, cuya propia elección mediante la accidentada realización de encuestas está impugnada.

El pasado 29 de marzo Morena registró su lista de candidatos a diputados federales de mayoría y un día después, la de representación proporcional en la que, entre otras ausencias, destacó la de Porfirio Muñoz Ledo, veterano de la política que fue el rival más fuerte de Delgado hasta octubre pasado, cuando se definió la dirigencia.

Fue precisamente el 30 de marzo, en el contexto del registro de candidatos a diputados federales, cuando Muñoz Ledo –quien ya acusaba la exclusión de la lista, con lo que se le cerraba el paso a la reelección– difundió la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) sobre aquella contienda interna, aunque por un motivo distinto al de la encuesta: el uso de recursos privados para la promoción del hoy dirigente.

Las expresiones de Muñoz Ledo remitieron a una pugna adicional de Mario Delgado con el Instituto Nacional Electoral (INE), que desde enero reclama por el retiro de varios spots. Dicha pugna se agudizó con los lineamientos emitidos del 19 de marzo con los que el órgano electoral pretende impedir la sobrerrepresentación legislativa, y se radicalizó con la resolución del propio Instituto, el 26 de marzo, con la que negó o canceló el registro de 39 candidatos morenistas y puso a otros 10 bajo investigación oficiosa, por no reportar gastos de precampaña, entre estos, los punteros de Morena en Michoacán, Raúl Morón, y en Guerrero, Félix Salgado Macedonio.

El 29 de marzo Delgado visitó Villahermosa y respondió a una pregunta expresa sobre renovar o exterminar al INE:

“Creo que son las dos cosas. Hay que pensar seriamente no sólo en el tema de las personas, sino en la institución que garantice una auténtica democracia”, dijo el dirigente del partido fundado por Andrés Manuel López Obrador.

ENEMIGO

El 30 de marzo Muñoz Ledo emitió un mensaje en sus redes sociales: “Mario Delgado, acorralado por la justicia, se vuelve enemigo vociferante del INE. Miente sobre la selección de consejeros, que él mismo condujo en la Cámara, y exige la extinción del árbitro electoral con amenaza de juicio político”.

El mensaje continúa en un segundo tuit: “Todo porque el TEPJF acaba de mandatar al Instituto (INE) fiscalizar la opacidad y el uso escandaloso de recursos durante su campaña por la dirigencia de Morena, en la que fui atracado. Pretende ejecutar a la autoridad, antes de que lo declare ratero”.

Y anexó una síntesis de la resolución del TEPJF en que se instruye al INE y a la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda a investigar el origen de los recursos para la campaña de Mario Delgado a la dirigencia nacional.

La lectura del hilo en Twitter, así como de la síntesis de la resolución, marcó el arranque de un encuentro virtual entre Muñoz Ledo y morenistas de 15 entidades federativas celebrada la noche del 31 de marzo, en la que el reportero estuvo presente.

Mario Delgado, acorralado por la justicia, se vuelve enemigo vociferante del INE. Pretende ejecutar a la autoridad, antes de que lo declare ratero”.
Porfirio Muñoz Ledo, diputado.

Con el señalamiento de tener un dirigente ilegítimo y padecer autoritrismo partidista, los convocados alcanzaron dos acuerdos: impugnar por la vía legal las candidaturas y protestar públicamente, elevando el reclamo al presidente López Obrador, pues entre los implicados en las presuntas imposiciones está el coordinador general de Programas Integrales de Desarrollo, Gabriel García Hernández, el funcionario a cargo de los superdelegados que forma parte del staff presidencial.

‘EL PRI MALO’

El encuentro de Muñoz Ledo es con miembros del Foro Nacional de Militantes de Morena, pero asisten representantes de otros grupos e inclusive militantes a título individual. Los inconformes están desperdigados por todo el país. Quienes asisten esta vez vienen de viejas luchas.

Algunos participaron en el Frente Democrático Nacional en 1998 y fundaron el PRD un año después; varios marcharon una y otra vez en las protestas contra el desafuero; acamparon por el “fraude” del 2006 y están en Morena desde su fundación. Concurren en la pantalla de la computadora con lentes de pasta, barbas crecidas, prendas de manta y un léxico curtido en la jerga política.

Lo que acusan es el privilegio a perfiles que vienen del PRI y del PAN; es decir, el tipo de políticos al que se opusieron durante décadas y que hoy se colocan al frente de Morena y son investidos candidatos.

Un caso es Coahuila. Su representante, Isabel Peña, expone que la lista fue definida por el superdelegado Reyes Flores Hurtado, exdirigente estatal del PAN, brazo derecho del senador y actual candidato a presidente municipal de Saltillo, el expriista Armando Guadiana Tijerina.

Lo mismo en Sonora, Michoacán, Estado de México, Tamaulipas, Baja California, Ciudad de México.

En cada turno, la queja es recurrente y el representante de Jalisco, ya de plano, asegura que Morena tiene gangrena, por lo que se debe refundar.

Muñoz Ledo saborea la palabra afirmativamente mientras permanece en silencio frente al monitor. “Se pasaron de la raya (...) Morena no es democrático”. Y ya ante el cúmulo de casos expuestos, lanza: “esto es el PRI... y es el PRI malo”.

(Con información de Proceso)