El documento consideraba 'extremadamente improbable' que el origen fuera una fuga de laboratorio. Foto: Tomada de Internet
El documento consideraba 'extremadamente improbable' que el origen fuera una fuga de laboratorio

Un estudio conjunto de la OMS y China sobre los orígenes del COVID-19 dice que la transmisión de murciélagos a humanos a través de otro animal es el escenario más probable y que una fuga de laboratorio del coronavirus es "extremadamente improbable". The Associated Press obtuvo un borrador el lunes. 

Los hallazgos fueron en gran parte los esperados y dejaron muchas preguntas sin respuesta. El equipo propuso más investigación en todas las áreas, excepto en la hipótesis de fuga de laboratorio. 

La publicación del informe se ha retrasado repetidamente, lo que plantea dudas sobre si la parte china estaba tratando de sesgar las conclusiones. La AP recibió lo que parecía ser una versión casi final de un diplomático con sede en Ginebra de un país miembro de la OMS.

AP recibió el lunes lo que parecía una versión casi definitiva, proporcionada por un diplomático destinado en Ginebra de un país miembro de la OMS. No estaba claro si el texto aún podría cambiar antes de su publicación. El diplomático no quiso ser identificado porque no estaba autorizado a difundir el documento antes de su publicación.

Los investigadores enumeraron cuatro posibles escenarios en orden de probabilidad. Concluyeron que el contagio a través de un segundo animal era probable o muy probable. Consideraron probable el contagio directo de murciélagos a humanos y señalaron que la expansión a través de la cadena de frío de alimentos era posible, pero no probable.

El pariente más cercano al virus que provoca el COVID-19 se ha encontrado en murciélagos, que se sabe son portadores de distintos coronavirus. Sin embargo, el reporte señaló que “se estima que la distancia evolutiva entre los virus de murciélagos y el SARS-CoV-2 es de varias décadas, lo que sugiere un eslabón perdido”.

Se han encontrado otros virus muy similares en pangolines, pero también los visones y gatos son susceptibles al COVID, lo que sugiere que podrían ser portadores.

El reporte se basa principalmente en una visita del equipo de expertos internacionales de la OMS a Wuhan, la ciudad china donde se detectó por primera vez el COVID-19. La visita se hizo entre mediados de enero y mediados de febrero.

Peter Ben Embarek, experto de la OMS que lideró la misión en Wuhan, dijo el viernes que el reporte se había terminado y se estaba revisando y traduciendo.

“Espero que en los próximos días se complete todo el proceso y podamos hacerlo público”, dijo.