"Nunca fuimos citados, no tenemos conocimiento de qué se imputa", señaló

Jaime Guerra, abogado de Altos Hornos de México y Alonso Ancira, desconocía hasta anoche de qué acusan a su cliente, así como de las razones para congelar las cuentas de la compañía y el empresario. 

“Nunca fuimos citados, no tenemos conocimiento de qué se imputa, hasta que no conozcamos de qué se imputa vamos a buscar la defensa respectiva, lo que sí estamos seguros es que el licenciado Ancira no cometió ningún delito”, sostuvo en entrevista telefónica con VANGUARDIA.

“Ya como ha sido costumbre en esta administración, primero matan y después averiguan, nos congelaron una serie de cuentas donde Altos Hornos no puede pagar ni a sus trabajadores”, apuntó. 

Aunque anoche, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda anunció que habían liberado 29 cuentas para el pago a trabajadores de AHMSA, el abogado dijo que aún no recibían una notificación oficial.

“Sería una medida muy sensata de la autoridad, si esto es así, yo no tengo oficialmente conocimiento que se hayan liberado las cuentas de alto hornos de México.

“Si así fuera sería una sensata medida para que la empresa pueda continuar con sus operaciones normales, porque de lo contrario sería un suicidio colectivo para trabajadores, gobierno, proveedores, acreedores”, aseveró.

Ancira, puntualizó el abogado, se encontraba en Palma de Mallorca, luego de haber pasado cerca de 10 días en un viaje de negocios por varios países, entre ellos, Holanda. El empresario se preparaba para volver a México. 

“Yo tuve contacto con él, a las 7-8 de la noche, hora de allá, estaba precisamente comunicándome con él desde Monclova, estaba muy bien. No hemos tenido acceso después de la detención, hemos contratado un abogado, hasta donde tenemos conocimiento no se le mostró ningún papel”, dijo Guerra.