Foto: Tomada de Internet
La Conagua y la Semarnat dieron a conocer la fecha en la que se irá de México la nube de Polvo del Sahara

La nube de polvo del Sahara llegó ayer a México y se prevé que alcanzará su máxima concentración de aerosoles sobre Yucatán, Campeche y Quintana Roo, informaron la Secretaría de Medio Ambiente y la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Las dependencias también señalaron que la nube se desplazará sobre el Golfo de México y las zonas costeras de Veracruz y Tamaulipas.

De acuerdo con El Universal, la Conagua y la Secretaría de Medio Ambiente informaron que la nube afectará principalmente a Yucatán, donde se prevé una reducción en la lluvia, aumento en las temperaturas, escasa nubosidad, cielo brumoso, y además los amaneceres y atardeceres se percibirán en tonos rojizos, debido a la interacción de las partículas del polvo con los rayos del sol.

En un comunicado, afirmaron que la nube de polvo es un fenómeno natural que ocurre cada año durante la primavera y verano, cuando se combina la escasez de lluvia con los vientos intensos de la región africana, lo que provoca el desprendimiento de aire cálido, seco y saturado de aerosoles y polvo.

Agregaron que el viernes 26 de junio dejará de afectar al territorio mexicano, debido a que se desplazará hacia la zona sur de Estados Unidos.

Aunque estas masas de aire saharianas se asocian con problemas respiratorios, especialmente en países de Europa próximos al norte de África, el experto aclaró que en Latinoamérica no se espera la misma incidencia en los niveles de contaminación. Esto se debe a que el viaje que realiza la nube es más largo, y varía, por tanto, la concentración de las partículas.

Como prevenir riesgos de Salud

Las personas con enfermedades respiratorias (EPOC o asma), adultos mayores, mujeres embarazadas y niños deben usar protectores respiratorios tales como mascarillas o un pañuelo de tela húmedo para cubrir nariz y boca.

* Si tiene sensación de cuerpos extraños en los ojos, lávese con abundante agua. Es preferible utilizar agua potable, hervida o clorada. Hay que lavarse las manos, además, antes de iniciar el procedimiento.

Cubrir las fuentes de agua como pozos, recipientes o estanques de almacenamiento de agua para evitar contaminación.

Utilizar equipo de protección personal como gafas, cubreboca o pañuelo de tela húmedo para cubrir nariz y boca.

Humedecer el piso de casa antes de barrer para evitar la resuspensión del polvo que pudiera acumularse en el suelo.

Con información de El Universal y Radio Fórmula