Foto: Tomada de Internet
El sacerdote, quien ya se había reunido con líderes criminales durante el proceso electoral en México, dijo que se ha reunido con al menos tres grupos que operan en ese estado.

El obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chiapa, Salvador Rangel Mendoza, aseguró que está en diálogo con tres grupos delictivos del estado de Guerrero para evitar más asesinatos en época navideña.

Durante sus participación en el Primer Coloquio por la Paz en Guerrero, realizado en Chilpancingo, Rangel Mendoza detalló que busca todavía a un grupo delictivo más para buscar la paz.

"Seguiré insistiendo que el diálogo es un instrumento de oro", dijo el polémico obispo, quien ya se había reunido con otras organizaciones  delictivas en abril de este año para evitar violencia y asesinatos durante el proceso electoral en la sierra de Guerrero.

Según el obispo, los cárteles prometieron no asesinar a candidatos o líderes partidistas. No obstante, casi 30 politícos murieron asesinados por grupos delictivos en la entidad. 

Debido a este proceso de mediación, destacó que se ha logrado restablecer el transporte público en zonas de la sierra controladas por grupos delincuenciales.

De esa manera, maestros, médicos y enfermeras pueden acudir a trabajar a las comunidades que habían abandonado por miedo al crimen.

Agregó que con el grupo con el cual no ha podido mantener una charla es con el que opera en la Sierra de Tlacotepec.

Guerrero es uno de los estados con mayor incidencia delictiva. Tan sólo durante las fiestas de Día de Muertos, el 1 y 2 de noviembre, hubo 21 asesinatos en siete municipios.

El obispo aseguró que, después de Colombia, México es el segundo país más violento y peligroso de América Latina para este país han sido asesinados 25  sacerdotes.

De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), en México ocurren un promedio de 88 asesinatos por día y casi cuatro por hora.