Foto: Omar Saucedo
Afirma Raúl Vera que la búsqueda de desaparecidos es obligación del Estado

Después de que a nivel federal se anunciara la instalación del Sistema Nacional de Búsqueda, y el presidente Andrés Manuel López Obrador urgiera a identificar los 26 mil cuerpos que aseguró se encuentran en los centros e instituciones forenses del país, el obispo Raúl Vera señaló que espera que se aclaren dudas en las cifras de los desaparecidos.

Afirmó que algunas de las instancias que han creado los propios familiares se quedan sin fondos por falta de apoyo del Estado.

“La cifra que manejan las autoridades encargadas es muy bajita a comparación de lo que señalan los activistas que se encargan de la búsqueda. Esperamos que las dificultades que muchas veces se encuentran en estas unidades de servicio, como en este caso, para la búsqueda de las personas desaparecidas y los familiares que les interesa encontrarles, es muchas veces crean instancias y después no hay fondos”, reprochó.

Además, llamó a la autoridades a que ellas realicen las búsquedas y no dejarle todo el trabajo a los familiares, quienes se han visto en la necesidad ellos mismos de abrir las fosas clandestinas para identificar un cuerpo.

 

“Esperamos que cambie el enfoque en este nuevo régimen. Que no solamente sea una justificación. Me imagino que este sistema tendrá que moverse por la Republica, y ahora sí, el trabajo lo haga el Gobierno y no los familiares, como sucede hasta ahora”, dice.

“Ellos son los que están buscando a los desaparecidos. Ellos son los que están abriendo las fosas clandestinas. Esperemos que ahora sí el Estado dé todos los recursos que se necesitan para que exista personal suficiente para una busqueda específica.

Sobre el tema de los recientes secuestros en la ciudad en mujeres jóvenes, señaló que las autoridades deben de poner atención, ya que en muchos casos se corre el riesgo de tratarse de comercio de personas. 

“Se tienen que mover. Muchas veces es negocio de trata, por ejemplo, lo que pasó en Chihuahua en donde se realizaba la trata de personas para altos niveles ecónomicos. Esos muchachos, después de que las utilizaban (a las jovencitas), las mataban”, recuerda.

En Saltillo se ha recibido el reporte de al menos cuatro jovencitas desaparecidas en lo que va del año.