Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación | Foto: Cuartoscuro
La secretaria de Gobernación destacó que se mantiene la directriz de que México sea un país hospitalario, pero también con los controles necesarios

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, defendió la política migratoria con el despliegue de una comisión intersecretarial y un acceso controlado y seguro en la frontera sur, al reconocer que hay una coyuntura crítica con más de medio millón de migrantes que han cruzado hacia Estados Unidos.

Durante su comparecencia en el Senado, sostuvo que esta política migratoria corre a cargo de la Segob y se mantiene la directriz de que México sea un país hospitalario, pero también con los controles necesarios y la cordial coordinación con la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Sánchez Cordero aseguró que el actual gobierno se ha apartado del protagonismo y respeta a sus interlocutores, sin distinción de género, partido político, religión o ideología y reconoce el federalismo como un componente esencial de la gobernabilidad democrática.

Ofreció que no se busca ni la subordinación, ni la imposición de los demás poderes, ni de los demás niveles de gobierno.

“No más controles, desde el centro. Un renovado federalismo, basado en la Constitución y la ley. Esa es la nueva Política Interior que el Presidente (Andrés Manuel )López Obrador me ha instruido llevar a la práctica para hacer realidad el pleno ejercicio de las facultades, atribuciones y responsabilidades de cada uno de los poderes federales, de cada uno de los órdenes de gobierno, de los municipios y los órganos constitucionales autónomos”, manifestó. 

Dijo que la política migratoria ha enfrentado una coyuntura crítica, motivada por el incremento del flujo de migrantes provenientes de los países del triángulo norte de Centroamérica, como Honduras, Guatemala y El Salvador.

Refirió que hay un notorio aumento en el flujo y un cambio en la composición demográfica, pues hay más mujeres y menores de edad, llegando a significar alrededor del 40 por ciento del total.

Dijo que de enero a junio de este año, pasaron por México hacia la frontera con Estados Unidos más de medio millón de centroamericanos, con una mayor presencia de mujeres y menores cercana al 40 por ciento.

Sánchez Cordero subrayó que se mantiene el acceso legal, controlado y seguro en la frontera sur y recordó que en enero la Casa Blanca anunció la unilateral decisión de aplicar la sección 235 de la Ley de ese país en materia de migración, dando lugar al protocolo de devolución de migrantes a México, conocido como Remain in Mexico.

“Tuvimos que responder a esas circunstancias, pero, lo afirmo categóricamente: las líneas centrales de la política migratoria, expuestas por mí, en enero de este año, siguen siendo válidas.

"Hubo, eso es cierto, necesidad de atender una coyuntura crítica, agravada por las amenazas de imponer a México un incremento progresivo de aranceles por un fenómeno que no es de nuestra responsabilidad. Estamos convencidos a ser parte de la solución”, manifestó.