Según expertos de la OMS el porcentaje de personas que fallecen tras enfermarse de COVID-19 se ubica en el 0.6 por ciento, una cifra que considera "aún muy alta".

El porcentaje de personas que fallecen tras contraer el coronavirus causante de la COVID-19 ronda según algunos estudios científicos el 0,6 por ciento, una cifra "aún muy alta", señalaron hoy en rueda de prensa expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque el porcentaje de muertes entre los casos diagnosticados es mayor, de casi el 4 por ciento (686,000 de 17 millones), la jefa del Departamento de Enfermedades Emergentes de la OMS, María Van Kerkhove, aclaró que la letalidad real podría ser inferior al 1 por cien, dado que muchos casos leves de COVID-19 no se detectaron.

En la imagen, la jefa del Departamento de Enfermedades Emergentes de la OMS, María Van Kerkhove. Foto: El Universal

El porcentaje, que ha ido descendiendo a medida que mejoraban los tratamientos de los casos más graves, "podría en principio no parecer muy alto, pero sí lo es teniendo en cuenta la gran capacidad de transmisión" de la enfermedad, advirtió la experta estadounidense.

El director de Emergencias Sanitarias de la OMS, el irlandés Mike Ryan, coincidió en esta afirmación y recordó que si ahora alrededor de uno de cada cien pacientes fallece en la actual pandemia, en la anterior que declaró la organización, la de gripe A de 2009, la tasa era mucho menor, de una por cada 10,000.

"Este virus es mucho más mortal, y eso nos indica que hay que evitar contagiarse, eso es lo principal. Quizá los síntomas en uno mismo no sean graves, pero hay que evitar transmitir la enfermedad a otros, es muy importante tener solidaridad conjunta", concluyó.

"Estamos dando al virus la oportunidad de que salte y hay personas que pueden evitarlo", añadió el experto, quien volvió a pedir responsabilidad a los jóvenes, origen de algunos rebrotes actuales en países como España, donde se había controlado el contagio comunitario.

EFE

Agencia de noticias internacional fundada en Burgos el 3 de enero de 1939. El entonces ministro del Interior, Ramón Serrano Suñer, impulsó la creación de la agencia, en la que participaron activamente: José Antonio Jiménez Arnau, Manuel Aznar Zubigaray y Vicente Gállego.