El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el presidente de EU, Donald Trump. Foto: AP
El presidente Donald Trump puso este lunes el consejo de sus generales por encima de sus propios impulsos al anunciar que el país seguirá implicado en la guerra más larga de su historia, la de Afganistán.
Con el apoyo de la OTAN, Afganistán tiene ahora fuerzas de seguridad profesionales de en torno a 350,000 soldados y policías"...
Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dio hoy "la bienvenida" a la nueva estrategia en Afganistán del presidente estadounidense, Donald Trump, quien anunció este lunes un aumento de tropas en el país asiático y no fijó plazos para su retirada.

"Doy la bienvenida al nuevo enfoque del presidente Trump con respecto a Afganistán y la región, basado en condiciones. La OTAN sigue plenamente comprometida con Afganistán y estoy deseando debatir el camino hacia delante con el secretario (de Defensa, James) Mattis y nuestros aliados y socios internacionales", afirmó en un comunicado el político noruego.

También recordó que los miembros de la Alianza y sus socios ya habían decidido aumentar la presencia militar en Afganistán.

En ese sentido, subrayó que la OTAN tiene desplegadas en ese estado asiático 12,000 tropas y que en las últimas semanas, más de quince países "han prometido contribuciones adicionales" a la misión aliada "Apoyo Decidido”.

Añadió que la Organización del Tratado del Atlántico Norte pone "especial énfasis" en continuar con el desarrollo de las fuerzas especiales afganas y las fuerzas aéreas, además de en mejorar el comando y el control.

Soldados estadounidenses participan en los ejercicios militares multinacionale de Noble Partner dirigidos por la OTAN en la base militar de Vaziani, en las afueras de Tbilisi, Georgia. Foto: AP

"Con el apoyo de la OTAN, Afganistán tiene ahora fuerzas de seguridad profesionales de en torno a 350,000 soldados y policías", precisó Stoltenberg, para a continuación agregar que en 2014 se transfirió "con éxito" a ese colectivo la responsabilidad sobre la seguridad.

Asimismo, afirmó que la Alianza mantiene sus labores de formación, asesoramiento y asistencia, junto con el apoyo financiero.

"Nuestro objetivo sigue siendo que Afganistán nunca más se convierta en un refugio seguro para terroristas que atacarían nuestros propios países", declaró.

También resaltó que la presencia de la OTAN en Afganistán es consecuencia de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, cuando se invocó por primera vez el artículo 5, que propugna que si un aliado es atacado los demás lo defenderán.

El presidente Donald Trump puso este lunes el consejo de sus generales por encima de sus propios impulsos al anunciar que el país seguirá implicado en la guerra más larga de su historia, la de Afganistán, y lo hará con un aumento no especificado de tropas y sin plazos fijos para su retirada.

Aunque Trump no precisó el número de tropas que enviará a Afganistán, fuentes del Congreso citadas por los medios apuntan a que serán alrededor de 4,000 los militares que engrosarán las filas estadounidenses en el país asiático.

Trump también se mostró abierto a la posibilidad de un acuerdo político con los talibanes que resuelva la larga guerra en Afganistán.