Caso. Hace un año ingresó el “paciente cero” de COVID-19 a la clínica 7 del IMSS. ARCHIVO
Fue en la Clínica 7 del IMSS, donde hace un año se presentó el contagio comunitario

La madrugada del 16 de marzo del 2020, un hombre de 48 años de edad ingresó a la Clínica 7 del Seguro Social en Monclova tras presentar insuficiencia respiratoria, fiebre y tos. Ahí fue diagnosticado como paciente con neumonía atípica y al paso de algunos días, tuvo complicaciones renales y murió en la cama 319 tras haber sido intubado por el personal médico.

Aunque al principio no se reconoció, Alfonso de Hoyos Zamora fue nombrado por el IMSS como “el paciente cero”, pues luego de su muerte se generó un contagio comunitario de COVID-19 que fue dejando más casos positivos y muertes en el personal del hospital y en la sociedad monclovense.

El fallecido era oriundo de Monclova de oficio trailero, en anteriores días a su ingreso al hospital, habría realizado un viaje al vecino país de los Estados Unidos donde presuntamente se contagió de coronavirus.

Al ser paciente diabético y con diversos padecimientos a raíz de esta enfermedad, su organismo no soportó los estragos del COVID-19 y perdió la vida.

LA PRIMERA VÍCTIMA DEL COVID

El deceso del trailero fue el primero por esta causa en la entidad, su hija Laura de Hoyos utilizó las redes sociales para denunciar que fue negligencia médica, al afirmar que los médicos y enfermeros no le dieron la atención debida a la escasez de equipo de protección en el hospital para prevenir contagios del coronavirus.

“Puedes publicar que mi familiar acaba de fallecer por favor, y todo por la negligencia de los doctores y del director. Entiendo que no cuenten con el equipo necesario y temen por sus vidas, pero también quiero dejarles bien claro que la muerte de él solo se les cargará en sus conciencias o dónde están dejando su código de ética cuando se graduaron de medicina” expuso la joven en una página local.

Cuando se anunció la muerte del paciente, el urgenciólogo Hugo Maciel y una anestesióloga fueron confirmados como portadores del SARS-CoV-2. Ambos se contagiaron al doctor Walberto Reyes que ingresó a Unidad de Cuidados Intensivos y lamentablemente falleció el 31 de marzo.

De ahí se propagó el virus hasta dejar a 22 trabajadores del nosocomio contagiados en tan solo dos semanas posteriores al ingreso del paciente cero, entre ellos iban médicos, enfermeras y hasta personal administrativo, el miedo llegó a la Clínica 7.