Foto: Vanguardia
Fue la pregunta inicial que partió con la conferencia del presidente de WOW (metodología e innovación) en México, Roberto Carlos Muñíz, durante el segundo espacio del congreso Progressus del Tec de Saltillo

¿Para qué quieres hacer un millón de dólares? Fue la pregunta inicial que partió con la conferencia del presidente de WOW (metodología e innovación) en México, Roberto Carlos Muñíz, durante el segundo espacio del congreso Progressus del Tec de Saltillo.

Entre otras cosas, el expositor abordó las razones por las cuales emprender o desarrollar un producto innovador, que se enfrente a las demandas actuales y a las herramientas de tecnología, como redes sociales y plataformas de exposición profesional.

Dentro de una dinámica pidió a los estudiantes que asistieron a la plática, plasmar sobre un papel, su idea principal para cubrir un millón de dólares, así como las posibilidades que les brindaría en el mercado. Pidió hacer bolita los papeles y lanzarlos. Algunos de los sueños de los estudiantes fueron, jugar Basquetbol, lanzar su primer negocio, hacer música, ser DJ, conocer la vida y ayudar a la gente.

Foto: Vanguardia

Aconsejó a los alumnos que están por emprender un proyecto, crear cosas buenas y atractivas para poder transformar los negocios y crear nuevos modelos que ayuden a sustentar la economía del proyecto. 
Además, comentó que para emprender una pequeña microempresa no se necesita dinero, sólo una pequeña dosis de creatividad, siempre y cuando el producto esté guiado a las audiencias adecuadas.

Dentro de la dinámica, recordó como ejemplo al fenómeno de la televisión y la decadencia de los programas que destinan una gran cantidad de recursos para su producción, pero que gracias a las nuevas tecnologías se han visto en la necesidad de transformar sus contenidos por algo innovador y fresco.

Además, añadió algunos tips para quienes ya tienen un proyecto en puerta; entre otras cosas: No enamorarse de sus productos para ser autocrítico, estar dispuesto a fracasar, hacerlo viral utilizando las herramientas necesarias, pensar en extraordinario, aspirar a algo pequeño, hacer el ridículo y ‘’tener miedo a la oscuridad’’.

Foto: Vanguardia

Opinó que la juventud de hoy en día, teme a emprender sus ideas, en ocasiones por falta de decisión y en algunas ocasiones por ‘’flojera’’. Con esto invitó a los asistentes a ponerle fecha límite a la delimitación de su producto o proyecto, como una solución que ayude a avanzar.

Por último, dijo a los estudiantes, que hoy en día hay que ser más productivos y no tan consumidores, además de tener en claro las cosas que se quieren en la vida. ‘’Asumir la responsabilidad de las cosas, cuando eliges lo quieres’’. Finalizó.