Las misas seguirán oficiándose de manera virtual. OMAR SAUCEDO
Hasta ahora solo serán los sacramentos los que se celebren, como casamientos, primeras comuniones, confirmaciones, penitencias y bautismos

La Diócesis de Saltillo señaló que los sacerdotes ya tienen la libertad de decidir celebrar a puerta cerrada los sacramentos como el matrimonio, bautizo, confirmaciones y primeras comuniones, eventos que significan ingresos económicos para las parroquias.

Por medio de una circular firmada por el obispo Raúl Vera, se dio libertad a los párrocos de las 98 parroquias de la Diócesis de Saltillo de llevar a cabo la celebración de los sacramentos, después de seis meses sin hacerlo debido a la pandemia del COVID-19.

Hasta ahora solo serán los sacramentos los que se celebren, como casamientos, primeras comuniones, confirmaciones, penitencias y bautismos. Las misas seguirán siendo transmitidas por medio de redes sociales.

Dichos sacramentos representan una entrada importante de recursos para las parroquias, mismas que vienen manifestando una crisis económica derivado del cese de actividades.

El la circular deja claro que están enterados que hay un aumento importante en los contagios, por lo que a los feligreses se les pedirá que no realicen festejos después del evento religioso.

Entre los lineamientos generales para llevar a cabo lo anterior, se menciona asegurarse que solo estarán presentes los familiares cercanos de quien vayan a recibir los sacramentos como el bautismo, mantener una ventilación adecuada, sanitizar la zona si hay más de una celebración y que no participen personas vulnerables.

En el caso del sacramento del matrimonio, aparte de la pareja pueden asistir 20 personas más. El sacramento se celebra sin misa para reducir el tiempo dentro del templo.