El río Nyabarongo, en Ruanda, donde fue devorado un hombre por un cocodrilo. Foto: Especial
En lugar de cumplir con el aislamiento por el coronavirus, un poblador de Ruanda, en África, salió de su casa para pescar en el río y fue atacado mortalmente por un cocodrilo

La expansión del coronavirus ha provocado que varios países en todo el mundo tomen medidas extremas para evitar su propagación y Ruanda no es la excepción. Desde el 22 de marzo, el país africano acató la cuarentena obligatoria, pero fue escenario de un trágico accidente por la irresponsabilidad de un ciudadano.

Pese a las medidas restrictivas que impuso el Gobierno para frenar el COVID-19, un hombre salió de su casa, violando la cuarentena, para ir a pescar al río Nyabarongo, cuando fue sorprendido por el cocodrilo, que lo atacó y devoró al instante.

“Ha roto la regla de quedarse en casa, es de las pocas personas aquí que no están cooperando con el bloqueo para detener el virus”, indicó la alcaldesa del distrito de Kamonyi, Alice Kayitesi, a BBC.

La autoridad local insistió a los pobladores quedarse en sus casas y respetar la cuarentena para frenar los contagios de coronavirus. “Los movimientos innecesarios y las visitas fuera del hogar no están permitidos, excepto para servicios esenciales como la atención sanitaria, la compra de comida y la banca, y para el personal que ejecuta esos servicios”, señaló Alice Kayitesi.

En medio del caos que desencadena el coronavirus en el país africano, los ruandeses que trabajan del día a día para cubrir sus necesidades básicas, no desaprovecharon la oportunidad para comentar a la BBC que tenían miedo de morir de hambre tras las dos semanas de cuarentena.

Hasta el momento, Ruanda ha registrado 36 casos positivos de coronavirus, pero la situación se agrava en el continente africano con la aparición de infectados en 46 países, que superan los 2500 casos.