Foto: Orlando Sifuentes
Dos relatan que tienen 10 denuncias por amenazas e intimidaciones sin ningún avance

Autoridades, organismos civiles y periodistas presentaron en el Congreso del Estado el informe “Herencia de un sexenio: simulación y desplazamiento”, que hace una revisión sobre la complejidad que amerita ser periodista y ser mujer en un país donde la impunidad persiste y el machismo se arraiga en la función pública como herramienta contra la libertad de expresión.

El documento recopila el total de los casos registrados entre el 2012 y el 2018 y que han sido acompañados por organizaciones como Cimac, el Mecanismo de Protección y Artículo 19 y la FEADLE, indica que después de Puebla, Veracruz y Ciudad de México, Coahuila es la cuarta entidad donde más se han registrado agresiones contra mujeres periodistas. 

Los datos que detalló Adriana Ramírez de Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC) dicen que en ese lapso de tiempo en Coahuila se registraron 25 casos y en los casos que revela el informe, existen testimonios de periodistas que han sido calladas por ser mujeres, e intimidadas por personas que han ingresado a sus casas a revisar, incluso, hasta su ropa interior; o también, han sido intimidadas con amenazas contra sus hijos.

Coahuila ocupa el lugar número 4 en este panorama, después de Ciudad de México con 76, Veracruz con 58 y Puebla con 37.

Entre los casos, se presentaron las periodistas Camelia Muñoz, corresponsal de MVS y Gloria Ruiz de Sin Censura, mismas que detallaron las agresiones que han recibido por parte de funcionarios de alto nivel, mencionando al gobernador Miguel Riquelme, al alcalde de Saltillo Manolo Jiménez y al exgobernador Rubén Moreira como algunos de los agresores.

“¿Por dónde empiezo? ”, manifestó Camelia Muñoz. 
“Tuve que dejar de ir a ver a mi familia en mi vehículo a Monterrey, desde 2014 desde aquél señalamiento que hizo Rubén Moreira por dar cobertura no solo al tema de la Deuda, sino al tema de desapariciones. No sé si con este contexto quedaría una duda de qué es ser periodista”, expuso en el panel.

Por su parte, Gloria Ruiz, periodista de Acuña, recordó el trabajo de Mayra Cisneros, periodista exiliada de Monclova, y que luego de realizar una crítica a la campaña de reelección del alcalde Florencio Siller sufrió una persecución que causó alta vulnerabilidad a su integridad.

“Siendo mujer las agresiones son muy duras, misóginas, sexuales, que hieren. Requieren mucha resistencia y resilencia”, expuso Gloria Ruiz, quien recordó una agresión del difunto José María Velazquez, ex regidor de Acuña cuando de su trabajo expresó que “estaba amargada y que necesitaba un hombre”.

Ambas periodistas abundaron que el tema de la impunidad es la gran debilidad que se ha mostrado para actuar en el tema desde el Estado mexicano, pues en su experiencia en medios de comunicación han interpuesto al menos 5 denuncias cada una, donde han sido víctimas de intimidación, agresiones, campañas de desprestigio y amenazas de muerte; sin embargo, aún con la presión de las organizaciones los procedimientos no han concluido ni se tiene ningún avance.