Albert Bunjaki, director técnico de la selección de Kosovo
Las expectativas por la actuación de Kosovo son altas, aunque enfrente tendrá a Croacia, uno de los gigantes del fútbol regional.

A menos de una década de declarar su independencia, Kosovo disputará mañana su primer partido como local y por los puntos ante una Croacia plagada de lesiones, en un encuentro clasificatorio para el Mundial de Rusia 2018.

Si bien no jugará en casa y el partido se desarrollará en Shkoder, en el norte la vecina Albania, la emoción por el encuentro es mayúscula y se espera que la capacidad del estadio para 17,000 espectadores esté colmada.

Esta vez, el cambio de escenario no tiene que ver con motivaciones políticas, sino que Kosovo no está en condiciones aún de recibir el partido en su tierra ya que no cuenta con ningún estadio que cumpla con los estándares requeridos para competencias internacionales.

La antigua provincia de Serbia fue escenario de un brutal conflicto bélico que motivó que la OTAN interviniera contra Belgrado en 1999. Kosovo declaró su independencia en 2008, pero no fue hasta en mayo cuando la FIFA la admitió entre sus miembros.

Te puede interesar

Su presencia todavía provoca un fuerte resquemor en Serbia, que presentó un recurso ante la Corte Arbitral del Deporte por la participación de Kosovo en los torneos internacionales, que a fines de octubre tendrá sentencia.

Las expectativas por la actuación de Kosovo son altas, aunque enfrente tendrá a Croacia, uno de los gigantes del fútbol regional. El mes pasado, la flamante selección sorprendió al mundo al lograr un punto en su estreno en el Grupo I de la clasificación, con un empate 1-1 ante Finlandia.

Para darle más valor a esa igualdad, es necesario recordar que apenas unas horas antes del duelo ante los finlandeses, la FIFA autorizó a varios futbolistas kosovares a sumarse a la selección, después de haber representado antes a otros países.

En relación con el choque ante Croacia, el entrenador Albert Bunjaki admitió a los periodistas que le preocupa el poderío del rival, con varios futbolistas que militan en los mejores equipos del mundo.

El entrenador de la selección de Kosovo, Albert Bunjaki (c), dirige una sesión de entrenamiento del equipo antes del partido clasificatorio para el Mundial FIFA 2018 contra Croacia, en Drenas. Foto: EFE

Sin embargo, tres de las figuras croatas se perderán el partido por lesión: Luka Modric, del Real Madrid; Ivan Rakitic, del Barcelona; y Dejan Lovren, del Liverpool.

A pesar de las bajas, Croacia sigue siendo el favorito. El seleccionador Radomir Cacic lo reconoció ante la prensa en Zagreb, al asegurar que las lesiones "no pueden ser una excusa". Pero a la vez dejó en claro que el entusiasmo de Kosovo y sus hinchas será un factor a tener en cuenta, que deberá "inspirar" a sus jugadores.

"Espero un ambiente infernal con los espectadores que serán el jugador número 12 para Kosovo, pero nuestros muchachos están acostumbrados y lo disfrutarán", remarcó Cacic.

Para el central de Kosovo Amir Rajmani, que juega en el Lokomotiva de Croacia, los visitantes siguen siendo los favoritos pese a las ausencias.

"Luka es su mejor jugador. Lo siente Croacia y el Real cuando no juega y es una buena noticia para nosotros, pero tienen otras individualidades peligrosas", afirmó Rajmani al diario croata "Sportske Novosti".