Especial
En esta área se presenta un nivel crítico de falta de agua, el cual se extiende hasta en 10 municipios de Coahuila

CUATRO CIÉNEGAS.- El río Mezquites es un hilo azul desordenado sobre el desierto. Desde el cielo luce como los intestinos de una tierra encharcada o como un sistema de venas a punto del colapso. De su cauce se desprenden canales que forman pequeñas pozas de agua salada que favorecen la biodiversidad dentro del valle.

Tal como informa Proceso en su semanario, en la carretera Cuatro Ciénegas-San Pedro de las Colonias, un anuncio irrumpe en el paisaje: “Río by Grupo H 1800”, se lee en letras blancas, acompañadas de un discreto emblema de una semilla que germina.

Una fotografía promete un oasis y una palapa en medio de un desierto exótico colmado de maravillas. Por menos de mil pesos el visitante puede navegar en un kayak sobre estromatolitos o nadar con tortugas de concha blanda, especie endémica que llega a vivir hasta 50 años en un entorno silvestre.

Junto al río Mezquites, Grupo Hotelero 1800 ha dispuesto más de 20 palapas y mesas donde se pueden contemplar los estromatolitos, estructuras microbianas, “herramientas” que permiten conocer la historia de la Tierra desde sus orígenes, cerebros submarinos que a simple vista se deforman por el efecto del oleaje en el río, señala el semanario Proceso en un reportaje.

A pocos kilómetros del río, la laguna Churince está delimitada por una cerca de alambre vencida.

PLANES A FUTURO

Luis Fernando Pérez Cano sueña con un campo de golf a espaldas de su viñedo, junto a un conjunto residencial.

“Siempre y cuando podamos conseguir el agua residual del municipio para riego, utilizando fertilizantes naturales autorizados por la Secretaría del Medio Ambiente”, le confesó a Diego Parás, reportero, donde Pérez Cano se ostentó como dueño de 9 mil hectáreas a las afueras de Cuatro Ciénegas.

“Vamos a tener un evento al que va a venir el secretario de la Defensa a soltar dos águilas y a lo mejor viene el presidente. Están viendo si su agenda lo permite”, aseguró el empresario en 2020.

Las atracciones naturales de Cuatro Ciénegas, los ríos San Marcos y Mezquites, las dunas de yeso, la mina de mármol y uno de los cañones del valle, están bajo el control del Grupo Hotelero 1800, propiedad de Luis Fernando Pérez Cano, empresario del norte de México, afirma Proceso.

En agosto de 2017, Juan Francisco Lara Narváez constituyó la sociedad Desarrollo Turístico San Marcos, dedicada a adquirir bienes muebles e inmuebles con fines turísticos.

Dicha empresa fue utilizada -señala Proceso- para “amedrentar” a Antonio Arredondo, cuya familia operaba turísticamente el río Mezquites desde hace más de cinco décadas. Arredondo denunció públicamente el despojo por parte de la empresa Lara Narváez, de acuerdo con una publicación de VANGUARDIA.

“La alcaldesa de Cuatro Ciénegas, Yolanda Cantú, intervino en favor de la empresa de Pérez Cano, según algunos ejidatarios, quienes la identifican como una ‘agente inmobiliaria’ al servicio del empresario”, consideró Proceso.

GRAVE PROBLEMA

Un estudio de la bióloga Stephanie Escobar Sánchez, publicado en 2019, calcula que en Cuatro Ciénegas las abras ya no presentan agua, lo que indica niveles críticos en el sistema hídrico.

El problema de la escasez se extiende por más de 10 municipios hasta Abasolo, al norte de Monclova, Coahuila.

“Al pueblo le hace falta justicia social, hay mucha desigualdad, los apoyos al campo se han amafiado cada vez más. Conagua según vino a preservar el agua y nunca vimos el resultado”, asegura el propietario de un humilde terreno.

ENTÉRESE

Junto al río Mezquites, Grupo Hotelero 1800 ha dispuesto más de 20 palapas y mesas donde se puede contemplar la fauna de Cuatro Ciénegas.

(Con información de Proceso)