Foto: Tomada de Internet
La investigación, publicada en la revista Nature Communications, sirvió para analizar las diferencias en el ADN entre las células cancerosas y las que no están dañadas

Un equipo de científicos de la Universidad de Queensland, en Brisbane (Australia), desarrolló una prueba que, en 10 minutos, permite detectar las células cancerígenas y realizar un diagnóstico inicial más rápido.

La investigación, publicada en la revista Nature Communications, sirvió para analizar las diferencias en el ADN entre las células cancerosas y las que no están dañadas.

En todas las células humanas maduras, el ADN lleva unas modificaciones que se forman mediante un proceso llamado metilación que está programado genéticamente, de forma que la información genómica en las células cancerosas es significativamente diferente a la de las células sanas.

El equipo liderado por el científico Matt Trau encontró que la diferencia en el proceso de metilación de las células cancerosas influye en las propiedades físicas y químicas del ADN.

Los científicos utilizaron este comportamiento distinto para desarrollar una prueba que permite detectar el cáncer a partir del análisis de una pequeña cantidad de ADN del paciente.

Este test solo dura unos diez minutos y su resultado se puede apreciar a simple vista.

 

El ensayo se llevó a cabo con 103 muestras humanas de ADN, de las cuales 72 pertenecían a personas con cáncer y 31 eran de individuos sanos.

Efectividad de la prueba universal de cáncer

La prueba tiene una sensibilidad de aproximadamente 90%, esto significa que es capaz de detectar alrededor de 90 de cada 100 casos. Mientras que el 10% restante se trataría de falsos positivos.

En este sentido, el examen rápido servirá como un control inicial, para que posteriormente los médicos usen los resultados positivos  para realizar exploraciones más específicas.

Se considera que esta nueva técnica sea una herramienta de detección para informar a los especialistas, cuando un paciente puede tener cáncer. Sin embargo después de esta prueba aún se requieren análisis que especifiquen el tipo y etapa del cáncer.

¿Cómo funciona?

Los resultados se han obtenido gracias a que el ADN del cáncer y el normal, se adhieren a las superficies metálicas de formas diferentes. De manera que se pudo desarrollar una prueba que distingue entre las células sanas y las cancerosas en la sangre.

La prueba funciona separando a los genes que son necesarios, de los que no lo son. Mediante el estudio, los investigadores encontraron los patrones que identifican al cáncer de mama, próstata y colorrectal, así como el linfoma.

En este sentido, los científicos resaltan la importancia de haber desarrollado una prueba menos invasiva para las personas. Además de que tiene el potencial de detectar el cáncer antes de que se desarrolle.

No obstante, los expertos reconocen que una prueba universal no podría identificar tipos de cáncer en específico, pero sí es una respuesta rápida para saber si las personas tienen este padecimiento.