Amazon detectó desde enero que los desinfectantes subieron la demanda y elevaron sus precios. ESPECIAL
La plataforma de venta online detecta demanda extraordinaria de insumos médicos con el algoritmo

CDMX.- Con la emergencia mundial que se vive actualmente frente al coronavirus, vale considerar las decisiones de quienes pasan sus días analizando grandes cantidades de datos de usuarios, como las gigantes tecnológicas Amazon, Google y Facebook.

Por ejemplo, Amazon fue una de las primeras compañías en retirarse del Mobile World Congress, en Barcelona, frente a las preocupaciones por el COVID-19.

La compañía de venta por internet envía productos a más de 100 países, y no sorprende que estén a la vanguardia en la predicción de brotes de enfermedades.

De acuerdo al sitio de seguimiento de precios de Amazon “camelcamelcamel”, los costos del desinfectante para manos Purell y las máscaras desechables empezaron a subir a finales de enero.

En el caso de Facebook, este puede saber el estado de las reuniones mundiales a través de sus populares Grupos. Incluso fue esta compañía quien confirmó la cancelación de la conferencia anual de desarrolladores F8, programada para mayo en California como consecuencia del coronavirus.

La red social también rastrea intereses y la ubicación en tiempo real de 2 mil 400 millones de usuarios.

Otra compañía que da seguimiento a la ubicación de sus usuarios es Google a través del servicio de mapeo, pero además procesa 3 mil 500 millones de consultas con su motor de búsqueda, muchas de éstas relacionadas a temas de salud de personas que buscan asesoría. Por ejemplo, las búsquedas de neumonía alcanzaron en enero un máximo histórico.

Sin embargo, es información que si es solicitada por los gobierno para la planificación de la salud pública podría  erosionar las libertades civiles, pero sí podrían considerar las decisiones que toman estas grandes compañías para proteger a sus empleados.

Ese es el caso de la fimra Andreessen Horowitz que hace dos semanas, cuando los casos de COVID-19 eran escasos fuera de China, colocó un letrero en su entrada que decía: “No apretones de manos”, aunque recibió duras críticas.