Hace casi 35 años ocurrió un trágico accidente en un encuentro entre Pumas vs América celebrado en CU

Esta semana, Pumas y América se enfrentarán en la jornada 9 del Clausura 2020. A sabiendas que es uno de esos partidos llamados "de alto riesgo" por el comportamiento de sus aficiones antes, durante y después de que se dé un enfrentamiento entre ambos, la expectativa que siempre genera este duelo es grande y aunque no llega a calificarse como un 'Clásico', sí es de los que provocan mayor morbo en las aficiones, no importando el momento futbolístico por el que pasen ambos equipos.

Así como entre ambos hay recuerdos de grandes duelos en el terreno de juego, la historia no permite que dejemos de lado un suceso que marcó para siempre la historia del futbol mexicano, específicamente en un Pumas vs. América. La tragedia del túnel 29 del estadio Olímpico Universitario, es una de esas que no nos gustaría que se repitiera no sólo en nuestro país, sino en ninguna parte del mundo. Si no la conoces, acá te la contamos.

El partido de vuelta de la Final de la temporada 1984-85, disputado entre Pumas y América, convocó a una multitud al Estadio Olímpico Universitario. De acuerdo a las crónicas periodísticas de aquel día, el inmueble del Pedregal se llenó dos horas antes del encuentro, aun cuando muchos aficionados, boleto en mano, se quedaron afuera.

Saúl López y Guillermo Valencia escribían en “El Gran Diario de México”“Ocho personas muertas, entre ellas tres menores de edad, más de 70 lesionadas y 21 detenidos, fue el resultado de los disturbios ocurridos ayer al medio día en los túneles e inmediaciones del Estadio México 68, de Ciudad Universitaria. La desorganización que privó en el coso de la UNAM, la tibieza e imprevisión de las autoridades policiacas y de seguridad interna de esa casa de estudios para controlar la asistencia, así como la agresividad de algunos de los aficionados, fueron los factores que provocaron la pérdida de vidas, lesiones y daños que se reportaron”.

La tragedia se produjo cuando miles de aficionados se agolparon sobre los túneles de acceso al estadio que ya se encontraban cerrados. El tumulto hizo que algunos de los barrotes de las rejas fueran arrancados de tajo.

Siete de las víctimas fallecieron en el túnel 29, localizado en la parte sur del estadio, sobre Insurgentes. La octava muerte se produjo en el Hospital de Xoco.

El partido de vuelta de la Final de la temporada 1984-85, disputado entre Pumas y América, convocó a una multitud al Estadio Olímpico Universitario. De acuerdo a las crónicas periodísticas de aquel día, el inmueble del Pedregal s Foto: Tomada de Internet

El número de lesionados y detenidos fue indeterminado, ya que además de lo acontecido en el tristemente célebre túnel 29, adentro del estadio y en sus inmediaciones se produjeron varias riñas, así como saqueos por parte de presuntos estudiantes que secuestraron 44 autobuses urbanos de la desaparecida Ruta 100.

Debido a la magnitud del hecho, la noticia ocupó las primera planas de los diarios y hasta en las páginas editoriales la tragedia tuvo un espacio.

“Muerte en el futbol”, tituló El Universal a su editorial del lunes 27 de mayo y ahí, junto a las columnas de de analistas como el entonces panista Jesús González Schmall y el ex troskista Ricardo Pascoe, se leía: “Solamente la imprevisión, la negligencia y la irresponsabilidad explican que no se hayan tomado las previsiones suficientes para controlar la asistencia al partido de futbol de ayer, cuyo resultado más importante no fue el estrictamente deportivo, sino la muerte de ocho personas…”

 
Foto: Tomada de Internet

El campeón de aquella temporada 84-85 fue América, que doblegó a Pumas en una polémica final pitada por Joaquín Urrea, el árbitro al que se acusa de haber regalado la final a las Águilas en el tercer partido que disputaron ambos equipos para el desempate, realizado en el estadio de La Corregidora, en Querétaro. Aunque el título es recordado por la afición, cabe destacar que estos episodios también se recuerdan trágicamente, y deseamos siempre, que no vuelvan a ocurrir en ningún estadio del mundo.

Con información de Cultura Colectiva y AS

Foto: Tomada de Internet