La policía se llevó a 26 personas que reclamaban justicia para Giovanni López. | Foto: El Universal
El gobernador Enrique Alfaro culpó a AMLO de lo que llamó ‘intención de desestabilizar’

GUADALAJARA, JAL.-  La primera manifestación para protestar por el asesinato de Giovanni López, presuntamente a manos de policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos, se tornó violenta, provocando al menos 26 personas detenidas, un policía quemado, dos patrullas calcinadas y diversos daños en el primer cuadro de Guadalajara

Los que buscaban una marcha pacífica para mostrar su indignación por la forma en que el gobierno del estado manejó la información, dándola a conocer un mes después de que ocurrieron los hechos, literalmente quedaron en medio de quienes aprovecharon la revuelta.  

En punto de las 17:00 horas, cientos de jóvenes llegaron al centro de Guadalajara e iniciaron pintas en la fachada del palacio de gobierno y rompieron vidrios. Pronto la protesta se tornó violenta y un grupo de jóvenes encapuchados incendiaron dos patrullas que habían sido estacionadas afuera y luego empezaron a arremeter contra la puerta principal, que había sido cerrada.

Tras una hora de golpes, los manifestantes lograron romper la puerta principal del palacio de gobierno, mientras que elementos de policía que se encontraban dentro se defendían lanzando gases lacrimógenos a la multitud. 

ALFARO CULPA A AMLO

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, acusó que detrás de los hechos ocurridos esta tarde en Guadalajara, “hay intereses que vienen de la Ciudad de México, con la intención de desestabilizar” al estado, y aseguró que los cuerpos de policía se comportaron “a la altura”, de las circunstancias.

Alfaro también aseguró que quienes “pervirtieron una manifestación legítima”, ejercieron una pauta de millones de pesos para hacer campaña sobre el caso de Giovanni López en redes sociales, y pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador que “él y su gobierno dejen de confrontar”, y de generar un ambiente de polarización.

“Al arranque de la manifestación, había 150 personas en el Parque Rojo que marchaban hacia el centro de la ciudad, sin embargo, cuando llegaron ahí, de la nada, aparecieron grupos que estaban amotinados en diversos puntos del centro de Guadalajara, muchos de ellos que no son de Jalisco, que fueron los que generaron los actos de violencia.

¿PORQUÉ SE LO LLEVAN?

Mientras Estados Unidos y el mundo condenan la brutalidad policial que provocó la muerte del afroestadounidense George Floyd, en Jalisco, la policía del municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, en el área metropolitana de Guadalajara, es investigada por el deceso de Giovanni López, quien el pasado 4 de mayo fue arrestado y un día después murió en circunstancias aún no aclaradas. 

Durante casi un mes el caso pasó inadvertido, hasta que su historia cobró visibilidad en redes sociales, en el marco del movimiento #BlackLivesMatter en Estados Unidos contra el racismo y la brutalidad policiaca. 

En un video grabado por familiares de Giovanni se observa a un grupo de agentes que forcejean con el joven para subirlo a una patrulla, mientras su familia le dice que no se preocupe, que van a ir por él, en tanto que increpan a los policías. “No lo pueden subir [a la patrulla] porque no está haciendo nada. ¿Porque no trae el cubrebocas?”, se escucha decir a una mujer, quien le reclama a un policía por golpear al joven, “si no estaba haciendo nada”. “Si lo matan, ya sabemos”, dice un hombre a los oficiales.