Foto: Tomada de Internet
Recientemente se dio a conocer que Manuel Bartlett estaría implicado en el asesinato del agente de la DEA en 1985; el entonces procurador estadounidense, William Bart, quería su extradición a EU

Recientemente, el exprocurador general de la República, Ignacio Morales Lechuga, recordó que durante su paso por la PGR (1991-1993) los Estados Unidos solicitaron la extradición de Manuel Bartlett. Lo anterior por su presunta responsabilidad en el homicidio de Enrique Camarena, agente de la Administración para el Control de Drogas, es la agencia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés).

De acuerdo con el ex procurador, fue una cena en Texas a invitación de William Bart, procurador de los Estados Unidos con el propósito de revisar la agenda bilateral.

"Todo transcurría normalmente hasta que el procurador Bart pidió la extradición de tres personas: Juan Arévalo Gardoqui, ex secretario de la Defensa, Enrique Álvarez del Castillo y Manuel Bartlett, gobernador de Puebla en ese entonces".

La solicitud era derivada de la presunta responsabilidad en el homicidio de Enrique Camarena, agente de la DEA.

El ex procurador dijo que se analizaron los testimonios y nunca se permitió la extradición debido a la falta de lógica y datos falsos, con testimonios que “no tenían ni pies ni cabeza”.

“Los testimonios eran venidos de personas que purgaban condenas en Jalisco por delitos federales, robo a mano armada y narcotráfico”, dijo por lo que se negó la extradición".

Curiosamente, el procurador de Estados Unidos en aquel entonces, es el mismo de la administración Trump.

¿Quién es 'Kiki' Camarena?

Enrique «Kiki» S. Camarena Salazar fue un agente encubierto de la DEA, mexicano de nacimiento y estadounidense por naturalización.

En 1973, Enrique Camarena se unió al Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, donde trabajó durante dos años. Luego se unió a la DEA en Calexico, oficina de California. En 1981 fue asignado a la agencia de Guadalajara en México. Camarena también había trabajado como bombero y policía investigador antes de unirse a la DEA en Calexico. Camarena se hizo famoso en los Estados Unidos y América Latina antes de su muerte.

Para 1981 se había infiltrado dentro del cártel de Guadalajara como agricultor, en parte gracias a herencia latina y destacándose en el grupo criminal facilitando la seguridad de la misma en los estados del Pacífico mexicano. Su trabajo ayudó a romper varios grupos delictivos con éxito. Se las arregló para mantener su cara fuera de los periódicos y otros medios de comunicación.

 

En febrero de 1985, fue asesinado en México por orden del líder del Cártel de Guadalajara, Rafael Caro Quintero.

Meses antes de su asesinato, Camarena Salazar habría ubicado un gigantesco plantío de marihuana en el municipio de Jiménez, en el estado de Chihuahua. Se trataba del rancho llamado "El Búfalo", propiedad de Caro Quintero, en el que de acuerdo con la revista Proceso llegó a tener una plantilla de 10.000 trabajadores y custodia de militares.

 

Secuestro, tortura y asesinato

Los capos se indignaron por el operativo en su contra y fue entonces cuando Rafael Caro Quintero ordenó el secuestro de Enrique Camarena, el 8 de febrero de 1985, el cual fue realizado a plena luz del día por agentes de policía corruptos adscritos a la Dirección Federal de Seguridad pagados por el cartel. Camarena fue torturado y apaleado hasta la muerte. Su cuerpo fue encontrado el 5 de marzo en una zona rural de La Angostura, un pueblecito en el estado de Michoacán, México.

El 2 de mayo de 2019, fue capturado Ezequiel 'N', quien fuera uno de los participantes en el secuestro y tortura del agente encubierto de la DEA, detenido por autoridades del estado de Baja California.

La tortura y el asesinato de Camarena provocó una rápida reacción de la DEA y puso en marcha la 'Operación Leyenda', la mayor investigación de la DEA. Una unidad especial fue enviada para coordinar la investigación en México —donde los funcionarios corruptos estaban implicados—. Los investigadores pronto identificaron a Miguel Ángel Félix Gallardo y sus dos colaboradores más cercanos: Ernesto Fonseca Carrillo y Rafael Caro Quintero, como los principales sospechosos en el secuestro. Bajo una enorme presión de los Estados Unidos sobre el gobierno del presidente de México, Miguel de la Madrid (1982-1988), Fonseca y Quintero fueron detenidos rápidamente. En 1989, durante el primer año del gobierno del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, fueron detenidos el propio Félix Gallardo y el cuñado del expresidente Luis Echeverría Álvarez, Rubén Zuno Arce, quien fue acusado de la muerte de Camarena al descubrirse que era socio financiero del cártel de Guadalajara y, además, que la casa en la calle Lope de Vega en Guadalajara donde se torturó a Camarena, había sido de su propiedad. Asimismo, fue también arrestado por cazarrecompensas pagados por la DEA e involucrado en este caso, el médico Humberto Álvarez Machain, quien fuera acusado en declaraciones de agentes de la Dirección Federal de Seguridad que participaron en el hecho, de prolongarle la vida a Camarena y a su piloto Alfredo Zavala Avelar por orden de Caro Quintero, para poder continuar torturándolos.

 

Caro Quintero fue encarcelado 28 años, hasta que en 2013 un juez le otorgó la libertad por inconsistencias en el proceso. Inmediatamente el gobierno de México pidió su reaprehensión con fines de extradición. Pero era tarde. Hasta hoy se encuentra prófugo.