El español se instaló en los cuartos de final del Abierto de Australia, más cerca de sumar el título 21 de Grand Slams. AP
Quedó exultante tras vencer al italiano Fognini, en la que fue su primera gran prueba de este Open australiano

MELBOURNE.- Tanto que se temió que los dolores en la espalda frenarían a Rafael Nadal en el Abierto de Australia y su intento de romper el empate con Roger Federer por el récord histórico de más títulos individuales de Grand Slam en el tenis masculino.

Con un tres victorias esta semana, el español será el único con 21.

Hasta ahora, no ha cedido un solo en set en cuatro partidos, instalándose por ocasión número 13 en los cuartos de final en el Melbourne, y la número 43 en las grandes citas, tras derrotar 6-3, 6-4, 6-2 a Fabio Fognini, el cabeza de serie 16.

Y más allá, contabilizando al inicio del Abierto de Francia del año pasado, Nadal ha ganado sus últimos 33 últimos sets de Grand Slam.

Quedó exultante tras vencer al italiano Fognini, en la que fue su primera gran prueba de este Open australiano.

“En el primer set he dado mi mejor nivel del torneo”, resumió Nadal.

¿Y a qué obedeció ello?

Bastante sencillo, según explicó el jugador de 34 años: finalmente pudo practicar en dos días consecutivos tras una molestia en la espalda que surgió hace tres semanas y que provocó que tomase cuidados.

Pero no todo está perfecto, advirtió.

“No pude practicar como se debe durante 19 días, pero ayer pude trabajar más”, afirmó Nadal. Esto es un déficit con el que parto respecto a los demás. La perspectiva es diferente ahora a la de hace 5 o 6 días. La situación ha mejorado sin ninguna duda”.