Archivo
Chivas igualó una marca que tenía 42 años intacta al ganar sus tres primeros encuentros del torneo sin recibir gol y ganando

GUADALAJARA.- Podrá no gustar el estilo del Guadalajara, la forma en la cual se consiguen resultados, pero el técnico José Saturnino Cardozo está seguro que van por el camino correcto al igual que la plantilla y para muestra, es que están como líderes en el Clausura 2019.

Chivas, tras la victoria del pasado domingo ante Toluca, igualó una marca que tenía 42 años intacta al ganar sus tres primeros encuentros del torneo sin recibir gol y ganando, lo cual pone también al arquero Raúl Gudiño, como una parte fundamental en este logro.

Fue en la campaña 1976-77 cuando habían establecido lo ya mencionado, en aquella ocasión derrotó 1-0 al Toluca, para despachar luego a Leones Negros y Tecos, por mismo marcador, 2-0.

Gudiño compartió el logro con la plantilla, porque aseguró que el equipo trabaja con una lealtad impresionante para lograr objetivos y uno de ellos, es ser de las mejores defensas del campeonato, sino es que la menos goleada.

“Es un trabajo en conjunto desde los delanteros y los defensas, todos los medios. Mi trabajo es que no entre el balón y es un trabajo en conjunto, con desgaste en todas las líneas; agradezco el esfuerzo de todos mis compañeros”.

Además de lograr dejar atrás una racha de 42 años, Chivas también igualó lo hecho en el Apertura 2011, cuando se fueron al descanso empatados 0-0, ante el Atlante, los Jaguares y Pumas. De esos tres encuentros, ganó dos y empató uno.

Respecto a la jugada polémica, en la cual se anuló el gol de Enrique Triverio, el arquero señaló que fue cauto, no reclamó en primera instancia porque tiene como ley no meterse con lo que marquen los centrales, para no perjudicar a su equipo.

Veo que (la pelota) corre por la línea y mi única reacción es sacarla. Yo solo voy a sacarla y estuvimos viendo tomas, se ve dudosa, pero se ve que no entra. Recuerdo que le dije al árbitro que le había faltado unos centímetros al balón para entrar, le dije que se había quedado a muy poco y él concuerda conmigo, son jugadas de futbol y ahí uno se da cuenta que no se debe dar ningún balón por perdido. De inicio no reaccioné porque cuando marcan, ya es difícil, por eso no dije nada hasta después”.