Especial
La recepción se realizó en la Hacienda Aquiles ubicada en San Pedro El Saucito, cuya propiedad fue decomisada el 6 de mayo del 2016 por la Fiscalía Anticorrupción de Sonora a Padrés Elías

A tres meses de su liberación, el exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías reapareció el sábado en la boda de su hijo Jaime Alán Padrés Dgnino.

El enlace matrimonial se llevó a cabo en la catedral metropolitana de Hermosillo, con la bendición religiosa del presbítero Daniel Millán Lanz, mientras que la recepción se realizó en la Hacienda Aquiles ubicada en San Pedro El Saucito, cuya propiedad fue decomisada el 6 de mayo del 2016 por la Fiscalía Anticorrupción de Sonora a Padrés Elías

La recepción para mil 600 personas asistieron empresarios, políticos y personajes de la alta sociedad de Sonora.

Entre los invitados se encontraban personalidades cercanas al padresismo como Roberto Romero, además de connotados panistas, sin embargo llamó la atención la presencia de Ricardo Mazón Lizárraga y Roberto Ruibal Astiazarán.

Especial

El exgobernador lució un impecable smoking y la misma barba que se dejó crecer durante su estancia en el reclusorio Oriente, solo que ahora bien cuidada y recortada.

Padrés Elías estaba acusado de desviar millones de pesos del erario para enriquecerse y fue liberado tras pagar una fianza de 100 millones de pesos.

Jaime Alán Padrés contrajo nupcias con Ericka Esqueda Pavlovich, sobrina de la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano.

El evento fue amenizado por un DJ, y hubo bar abierto con cerveza, tequila, whiskey, vodka y todo tipo de preparados para todos los invitados, además de champagne Möet Chandon para los novios hasta altas horas de la madrugada. La cena consistió en un corte de Sirloin con su respectiva papa al horno, espárragos y verduras salteadas