Especial
En la Región Sureste de Coahuila, de acuerdo con el reporte de la Secretaría de Salud, actualmente la ocupación hospitalaria se encuentra al 63% de su capacidad, sin embargo, los hospitales reportan no tener la capacidad para recibir a más pacientes COVID

Con el aumento durante los últimos días en el número de casos positivos de COVID-19, los saltillenses padecen las consecuencias del rebrote que se avecina, con la saturación de los nosocomios en la ciudad y la falta de atención en los hospitales.

En la Región Sureste de Coahuila, de acuerdo con el reporte de la Secretaría de Salud, actualmente la ocupación hospitalaria se encuentra al 63% de su capacidad, sin embargo, los hospitales reportan no tener la capacidad para recibir a más pacientes Covid.

En un ejercicio realizado por VANGUARDIA, el Centro Hospitalario la Concepción y Christus Muguerza Saltillo, indicaron no tener espacio en sus salas de área COVID y Terapia Intensiva respectivamente para recibir a un caso de Coronavirus que requiera de entubación u oxigenación.

Por lo que los pacientes deben buscar opciones fuera de la región e incluso del estado, tal como le sucedió este fin de semana a la familia López, de quienes la madrugada del sábado comenzó la odisea para que algún hospital atendiera a su padre, Jaime.

La saturación de camas COVID-19 también representa un golpe a la economía de las familias que deben recurrir a las instituciones privadas fuera de la ciudad y contratar servicios de ambulancia particulares para el traslado de los pacientes.

De acuerdo con el testimonio de una de las hijas del señor Jaime, días antes presentó síntomas de Covid, por lo que el pasado miércoles acudió a un laboratorio privado a realizarse una prueba PCR, para conocer si había contraído el virus y los resultados le serían entregados el viernes.

Sin embargo, el sábado, día en que su papá comenzó a tener complicaciones para respirar el laboratorio ubicado al norte de la ciudad, le pidió que acudiera a realizarse de nueva cuenta la prueba. “Total que el sábado se fue a hacer otra vez la prueba, pero hubo que pagar de nuevo”, apuntó.

Aunque el diagnóstico de don Jaime fue confirmado hasta este lunes, en la madrugada del sábado su familia recorrió los hospitales públicos y privados de Saltillo, pues su médico tratante sugirió atención hospitalaria debido al bajo nivel de oxigenación y dificultad para respirar.

Sin embargo, ante la negativa de los hospitales de la ciudad para atenderlo debido a la falta de camas disponibles, la familia López optó por buscar una opción más en Monterrey, Nuevo León.

Lo que además implicó contratar un servicio de ambulancia privada con un costo que oscila entre dos mil y tres mil pesos, según informó la compañía Health Transport, quien indicó que traslada pacientes COVID-19 dentro y fuera de la ciudad.

“Fuimos a varios hospitales, en el Mugerza nunca salió nadie a decirnos nada, ni un doctor, ni una enfermera, por eso decidimos irnos, para que lo atendieran y allá en Monterrey cerca de las 4:00 am lo ingresaron para atenderlo”, añadió su hija.

Al momento en que Vanguardia llamó al mismo nosocomio la respuesta de la recepcionista indicó que previo a la hospitalización el paciente debería recibir la valoración de un médico del hospital.

En otros hospitales privados la negativa para recibir a un paciente Covid-19 fue inmediata. “Si tratamos a pacientes con Coronavirus, pero en este momento no tenemos espacio para recibirlo”, indicó el departamento de “Ingresos”, de la Conchita.

Mientras que en el Hospital Santa Elena, la respuesta fue la misma: “no hay camas disponibles, por el momento solo tenemos consulta externa y servicio de renta de tanques de oxígeno”, apuntó.

Con corte al lunes, las cifras de la Secretaría de Salud de Coahuila, reportan 218 camas ocupadas de las 343 disponibles en la Región Sureste del estado, mientras que 42 de los ventiladores existentes de los 108, se encuentran ocupados.

EL DATO

La saturación de camas Covid-19 también representa un golpe a la economía de las familias que deben recurrir a las instituciones privadas fuera de la ciudad y contratar servicios de ambulancia particulares para el traslado de los pacientes.