AP
Agentes con material antimotines se movieron entre la multitud y apartaron a algunos manifestantes

BERLÍN, ALM.- La policía alemana empleó ayer cañones de agua contra los manifestantes en el centro de Berlín que protestaban contra las restricciones para combatir el coronavirus, después de que la multitud ignorase sus peticiones de que acataran las normas sobre el uso de mascarillas y distancia entre personas.

Agentes con material antimotines se movieron entre la multitud y apartaron a algunos manifestantes. En total, el país ha registrado 833 mil casos y más de 13 mil muertes por el virus.