Foto: Vanguardia/Orlando Sifuentes
Obed Cuéllar informó que el refugio de la sociedad civil fungió como asilo de esta población 'doblemente vulnerable' que venía en conjunto

El subdirector de la Casa del Migrante de Piedras Negras, Obed Cuéllar, informó que ante la llegada de la caravana migrante procedente de Centroamérica, este refugio de la sociedad civil fungió como asilo de la comunidad LGBT que venía en conjunto. 

De acuerdo con el subdirector del refugio llamado “Frontera Digna, en esta población catalogada como doblemente vulnerable, llegaron un aproximado de 60 personas entre gays, lesbianas, personas trans y travesti, quienes fueron reunidos con los migrantes transitorios, o quienes están a la espera de respuesta de su trámite migratorio con Estados Unidos. 

“El municipio nos llamó y nos pidió si nosotros podíamos albergar a esta población de la caravana migrante, cosa que nosotros aceptamos primeramente por caridad, porque somos católicos e hijos de Dios, expresó. 

Señaló que el hecho de albergar a dicha población, también enseña a la iglesia a ver a todos por igual y sin distinciones.

“Al mismo tiempo es ayudar a estas personas a que se sientan acogidas. Imagínate caminar tantos kilómetros y que se les diga: “aquí no cabes por tu condición o tus preferencias”, en cambio llegaron a un lugar donde se les recibió con todo amor y caridad”, manifestó Cuéllar

Agregó que debido el procedimiento del asilo que esta población y de la mayoría de los mil 600 migrantes que llegaron hasta la frontera de Piedras Negras, no se les está permitiendo la constante salida a la calle, y deben esperar el proceso que se pone en una lista, se envía a Estados Unidos, y va en numeración. 

“Antes de que llegara esta caravana ya había 300 personas en la lista y ahora sumen los mil 800 que llegaron y yo creo que el período va a tardar entre cuatro o cinco meses, pero nosotros vamos a tener a estas personas hasta que el alcalde nos diga”, expresó.